5 curiosidades sobre la devoción a María Auxiliadora que quizá no conocías

La devoción a María Auxiliadora suele ir asociada a Don Bosco, los Salesianos y toda la Familia Salesiana. El santo sacerdote turinés promovió esta advocación de diferentes maneras. Así lo explicaba en una ocasión: “La Virgen quiere que la honremos con el título de ‘Auxiliadora’: los tiempos que corren son tan difíciles que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana”. Sin embargo, la historia del reconocimiento de la Virgen como Auxiliadora es larga y está llena de curiosidades. A continuación, te contamos algunas.

 

Un título bastante remoto

Entre los cristianos de habla griega en los primeros siglos se extendió la costumbre de llamar a la Virgen María ‘Boetéia’, que significa ‘La que trae auxilios venidos del cielo’. En el año 345, San Juan Cristóstomo se refiere a Santa María como “auxilio potentísimo de Dios”.

Con el paso del tiempo, se populariza la labor de la Virgen para auxiliar a los enfermos, los débiles, los pobres, los gobernantes y otras personas que necesitan de su poderosa intercesión.

 

El 24 de mayo, pero también el 1 de octubre

En Europa y América, el 24 de mayo y María Auxiliadora van de la mano. Sin embargo, en las naciones de Asia Menor se celebra esta advocación el 1 de octubre desde antes del año 1000. Precisamente, ese mismo día pero del año 1030, Ucrania (Rusia) quedó liberada de la invasión de una terrible tribu de bárbaros paganos, por lo que desde entonces se conmemora en esa fecha María ‘Prokow’ (Auxiliadora).

 

Clave en las batallas

La Batalla de Lepanto supuso una victoria histórica de la cristiandad frente al poderoso ejército mahometano el 7 de octubre de 1571. El triunfo se atribuyó a la Virgen, cuya intercesión se había pedido a través del rezo del Rosario. Al año siguiente, el Papa San Pío V introdujo en las letanías la advocación ‘María Auxiliadora, rogad por nosotros’.

Años más tarde, en el siglo XVII, los católicos del sur de Alemania prometieron a la Virgen honrarla con el título de Auxiliadora si los libraba de la invasión protestante. La Madre de Dios concedió el favor y decenas de capillas tomaron el nombre de María Auxiliadora de los cristianos.

También la victoria de los católicos sobre los enemigos de la religión en Viena, en 1683, supuso la creación de las Cofradías de María Auxiliadora en tierras alemanas, que se fueron expandiendo por otros países.

 

Al rescate del Papa

En 1814, el Papa Pío VII cayó preso del general Napoleón. El Santo Padre quedó libre inesperadamente gracias a las súplicas a la Virgen. Llegó a Roma el 24 de mayo y decidió agradecer el favor de la Madre de Dios estableciendo ese día la fiesta de María Auxiliadora.

 

Patrona de China

La devoción a María Auxiliadora en China se remonta a la segunda mitad del siglo XIX. El santuario mariano de Sheshan, en Shanghái, se ha convertido en el lugar de referencia para venerar a la Madre de Dios con el título de Auxiliadora.

En la actualidad, los fieles católicos de China sufren la división institucional de la Iglesia en el país, propiciada por el rechazo del Gobierno a reconocer la autoridad del Vaticano. Por este motivo, Benedicto XVI instituyó en 2007 que el 24 de mayo se ore especialmente por el pueblo católico de China. Una tradición que sigue promoviendo el Papa Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.