“Acabar con este sucio negocio, este es el objetivo”

El estreno del documental ‘Love’ no dejó indiferente a nadie. El acto, conducido por el periodista de COPE Ángel Expósito, contó con la presencia de varios ponentes muy involucrados en la causa, entre ellos Jorge Crisafulli, el salesiano protagonista de la historia que se relata. ‘Love’ es un documental de Misiones Salesianas, dirigido por Raúl de la Fuente, en el que se cuenta la terrible historia de chicas jóvenes de Sierra Leona, quienes desde pequeñas se ven obligadas a vender su cuerpo para sobrevivir día a día. La labor de los salesianos en la zona, quienes luchan para ayudar a estas niñas a dejar atrás esta situación, queda reflejada en este documental. Es duro pero también es necesario para concienciar de un problema más frecuente de lo que pueda parecer. Como afirmaba Expósito en la presentación previa al film, “es imposible ver esta película de 27 minutos y que no se te salten las lágrimas”.

Contaba el periodista de COPE que la prostitución infantil es un problema que afecta a 225 millones de personas en el mundo. Expósito contó que había vivido en primera persona y en lugares del mundo, en los que la pobreza se lo lleva todo por delante, este tipo de situaciones. “Estas chicas que van a ver en el vídeo cobran 50 céntimos por servicio”, afirmaba el periodista.

Ángel Expósito, tras introducir el tema, dio paso a José Antonio Sanmartín, director de Misiones Salesianas, que se mostró muy agradecido a todos los presentes. “La sorpresa ha sido grande, hemos llenado la sala”, se confesaba ante los centenares de personas que se dieron cita en el Palacio de la Prensa de Madrid. El director de Misiones Salesianas quiso alabar públicamente la gran labor que se hace desde numerosas organizaciones en muchas partes del mundo. “Aquí hay personas de diversas ONG’s de España, de comunidades religiosas de misioneros y misioneras, de fundaciones que están trabajando. Cuando hay un fallo nos critican inmediatamente, y sin embargo está oculto el maravilloso bien que estamos haciendo. Muchas organizaciones están trabajando y dando incluso su vida para que personas que están en una situación realmente trágica puedan tener ayuda”, aseguró.

“La película es dura”, prosiguió Sanmartín. “Tenéis permiso para tener estos sentimientos, de tristeza, de rabia, de malestar, pero por favor, no nos quedemos en eso. Quedémonos en la emoción de la alegría y la de la esperanza. Jorge Crisafulli me decía que 140 chicas se han visto libres de esa esclavitud. Ese es un dato de esperanza”, aseguró. José Antonio Sanmartín, además, recordó un pasaje del Evangelio para explicar la importancia de este tipo de divulgación. “A veces cumplimos fielmente unas palabras del Evangelio, ‘lo que hace tu mano izquierda que no lo sepa tu mano derecha’. Y yo me atrevo a ‘corregir’ a Jesús. Yo creo que hay que divulgar lo bueno que hay”, reflexionaba José Antonio.

Antes de ver la película, también quiso alabar el trabajo realizado por el equipo que la ha rodado, así como pedir a la gente presente que se anime a colaborar. “Lo que vais a ver, aun siendo un tema tan delicado, está tratado con dignidad. Está tratado con perfección y ética. Conviene que se sepa la tragedia que viven estas niñas. Si alguien quiere puede entregar el boleto para hacerse socio o ayudar con lo que pueda, no se mira la cantidad, sino la actitud. Os lo agradezco yo en nombre de todas estas personas que lo necesitan, les estamos intentando ayudar”.

Así, durante más de veinte minutos, el público asistente vivió casi en primera persona la miseria existente en Sierra Leona, uno de los países que más ha sufrido recientemente: la brutal guerra civil y posteriormente la epidemia del ébola. Después de ver el vídeo, con los rostros de las jóvenes chicas grabados en la mente de todos los presentes, Ángel Expósito presentó a los encargados del posterior coloquio: Jorge Crisafulli, salesiano; Mabel Lozano, directora de cine; Gervasio Sánchez, periodista y Ana Palacios, fotógrafa. Cuatro voces autorizadas para desgranar lo que se había visualizado y analizar la triste situación de las jóvenes de Sierra Leona y de África en general.

El director de ‘Love’: «Me daba miedo tocar el tema»

Raúl de la Fuente reconoció que le “daba miedo tocar el tema”. Sin embargo, se valió de la presencia de Jorge Crisafulli, al que calificó como “un ángel sin alas” para hacer la película con el fin de que “esto se acabe”. “Si conseguimos acabar con este sucio negocio, este es el objetivo”, aseguró. Y se emocionó al recordar el proceso de montaje del documental, en esas noches en vela recordando los rostros de las chicas. “Me levantaba y me iba a la sala de montaje, era un momento mágico”, reconoció.

Mabel Lozano aseveró que tenía “el corazón encogido” tras la película. “Es durísima y maravillosa para sensibilizar. Tiene lo peor y lo mejor del ser humano. Lo mejor es Jorge, que te hace creer en el ser humano”. Precisamente Jorge Crisafulli tomó la palabra después. La sala escuchó su testimonio con un sentimiento de admiración. “Don Bosco decía que no existen niños malos. Existen niños a los cuales nunca nadie les ha dicho el potencial de bondad que tienen en su corazón”, afirmaba. “Ese es nuestro trabajo. Decirle a estas niñas que son obras maestras salidas de las manos de Dios”.

Jorge contó cómo es el día a día de lucha contra la dificultad en Sierra Leona. “Aquí no forzamos a nadie que venga al hogar ni le pedimos a ninguna que se vaya. Las puertas están abiertas. No somos una ONG. Somos católicos. Contamos con un arma, con una herramienta que nadie tiene, la gracia de Dios”, expresó. La labor que realizan los salesianos debe ser complementada con un cambio en las leyes del país, ya que relata Jorge que se castiga más a las niñas que a los consumidores de esos servicios. “Una viceministra me dijo que nos olvidáramos de esas niñas. Tenemos que trabajar tanto por ellas hasta que no quede una sola”, aseguraba.

«Don Bosco allí es muy respetado»

Al ser preguntado por Ángel sobre si no sentía miedo ante tales dificultades, Jorge se sinceró. “Debo confesar que soy miedoso, pero por otro lado, somos de Don Bosco, que allí está muy respetado. Entramos en los burdeles sin problema. Somos salesianos y tenemos a María Auxiliadora. Es la mejor protectora que tengo”, se confesó, levantando el aplauso de toda la sala. También reconoció ser “profundamente feliz” con esta labor. “He encontrado una fuerza interior nueva como sacerdote”. Jorge se acordó de las palabras del Papa Francisco sobre lo que debe ser la Iglesia: “Me encanta el apostolado de querer renovar la Iglesia y preferir una Iglesia que está herida, sucia, a una Iglesia que está limpita entre cuatro paredes en la iglesia parroquial. Esa es nuestra misión, ayudarles a descubrir a estas niñas que no importa cuánto hayas sufrido en tu vida; tiene que haber algo que le dé sentido a tu sufrimiento, a tu presente, a tu pasado, y sobre todo a tu futuro”.

Gervasio Sánchez, periodista experto en situaciones de este tipo, reconoció que la situación en Sierra Leona es muy crítica. “Había guerra en Sierra Leona porque era un país muy rico, con muchos diamantes. Los diamantes terminaron financiando la guerra y haciendo que una gran parte de la población acabase explotada por el conflicto armado, por la posguerra, por la violencia sexual que se generalizó en la guerra…”, explicó. Por ello, quiso felicitar a Jorge por la labor de los salesianos en el lugar. “La clave es conocer bien el país. Los religiosos conocéis bien la lengua local, las costumbres, lo que hay debajo de la cultura”.

Ana Palacios destacó una de las palabras que más repetían las jóvenes en el documental: “sueño”. Por ello, alabó la figura de Jorge como una persona tremendamente inspiradora para todas las niñas. “A veces no conciben que puedan salir de esa situación. Y sin embargo, toda esperanza que vives de corazón desde tu fe, ese amor que transmitís, y esa inspiración que le suponéis a esas niñas… Los niños a veces no saben que tienen derechos”. También destacó el papel de Raúl por saber hacer un reportaje a la altura. “Es muy brillante que tengan la posibilidad de hacer un documental anual con personas tan sensibles como Raúl; no hay sensacionalismo. Pone en valor el trabajo de las Misiones Salesianas, tan desconocido muchas veces, porque estas congregaciones muchas veces no pueden permitirse la promoción. Las congregaciones son los héroes y las heroínas en la sombra, ellos mismos no pueden hacerse publicidad porque no tienen tiempo ni recursos. Es una suerte que Misiones Salesianas pueda liderar esa bandera de tantísimas congregaciones que hacen tanto por los demás en estas zonas de conflicto”.

Ángel volvió a darle el turno de palabra a Jorge. “Tenemos ahora en mente un sueño grande, hacer un centro de rehabilitación de niños y niñas traumatizadas en las afueras de Freetown. Queremos hacer también programas de prevención, para reformar la mentalidad del cliente que abusa y trabajar con las familias para que las niñas no tengan que ir a la calle”. Y es que la labor realizada recoge sus frutos, como en el caso de una de las chicas, que cuenta en el documental cómo se ha dignificado. “Le miran con respeto, le tratan como si fuera una señora, la reina madre de la aldea”. Por desgracia, los pasos que se van dando son lentos, ya que como cuenta el salesiano, “en Sierra Leona hay, para siete millones de personas, un solo psiquiatra, que tiene 81 años”. Por eso insisten en trabajar en programas de prevención. “Hay que reforzar la mentalidad del sierraleonés, queremos trabajar sobre todo con las familias, para que las niñas no tengan que recurrir a la prostitución. Espero que el centro Don Bosco de rehabilitación de niños y niñas traumatizados sea una realidad”, expresó.

“Hace falta valentía en las televisiones y las radios para dar estos temas”

Casi al final, el coloquio derivó en el papel de los periodistas y los medios en este tipo de asuntos. Gervasio Sánchez reconoció que publicar historias de este tipo es complicado, ya que “no interesan a la audiencia”. Gervasio relata que salvo en caso de hecatombes, es complicado darle visibilidad a estos temas. “Nadie se atreve a darle al tema de África el espacio que se merece”, reflexionó. “Hace falta valentía en las televisiones y las radios para dar estos temas”. Ana Palacios, con una amplia experiencia en el sector, reconocía que los temas de sensibilización pueden entrar en los temas generalistas si se genera un interés en la audiencia.

Por último, se charló sobre la problemática de África en su conjunto, con circunstancias muy peculiares como la alta natalidad, la superpoblación o las enfermedades y la pobreza. Sin embargo, Jorge Crisafulli alabó al continente africano, del cual afirma haber aprendido en sus 23 años de misionero. “Parece que África existe cuando representa una amenaza. África es hermosa, es un continente que lo más lindo que tiene es su gente. El 75% de la población son jóvenes y niños, es el continente de la esperanza. Yo fui a África pensando que iba como maestro a enseñar cosas, y me he dado cuenta de que África me ha transformado a mí. Tiene mucho que enseñarle a Europa, como el respeto por la vida. Es una fuente de sabiduría. Los africanos son más derechos y más humanos que muchos norteamericanos y europeos”, sentenció Jorge. Como dijo Gervasio Sánchez en su última intervención, debemos “cambiar las relaciones entre nuestro mundo desarrollado y lo que se llama el tercer mundo.

3 opiniones en ““Acabar con este sucio negocio, este es el objetivo””

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.