Acto extraordinario del envío misionero en Roma

El Rector Mayor de los Salesianos, don Ángel Fernández Artime, presidió la Eucaristía del envío de la 151ª Expedición Misionera Salesiana, que tuvo lugar en la Capilla de la sede central en Roma, el pasado 1 de febrero de 2021. Estuvieron presentes la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora (FMA), Sor Yvonne Reungoat; el consejero para las Misiones, don Alfred Maravilla; la consejera para las Misiones de las Salesianas, Sor Alaide Deretti; además de los correspondientes equipos y un reducido grupo de Salesianos y Salesianas, para respetar las medidas sanitarias vigentes en Italia debido a la pandemia del coronavirus. A pesar de las circunstancias, el espíritu misionero fue el mismo que ha animado a todas las demás expediciones misioneras.

El acto misionero, que tiene lugar todos los años para el mes de septiembre, se retrasó a después de Pascua, en este 2021, por motivos de la COVID-19. Esta edición cuenta con un total de veinticuatro nuevos misioneros salesianos. Solo dos pudieron asistir en persona dos misioneros salesianos, que recibieron la cruz misionera bendecida por el Rector Mayor. Los otros miembros se encuentran actualmente en sus países de origen y recibirán la cruz y el permiso oportuno para viajar a sus destinos misioneros. Serán las inspectorías misioneras, por medio de los Inspectores e Inspectoras, en nombre del Rector Mayor y de la Madre General, quienes se las entreguen en celebraciones sencillas.

Por su parte, Sor Yvonne Reungoat hizo entrega de la cruz a las siete salesianas presentes en la Eucaristía. Las otras dos restantes ya se encuentran en su destino misionero.

En la homilía, el Rector Mayor relató su experiencia personal como Inspector de Argentina, donde pudo tocar con su mano los lugares que dan testimonio de los desafíos a los que tuvieron que enfrentarse los primeros misioneros en la Patagonia, lugares que hoy invitan a la humildad y fidelidad. “Estoy profundamente convencido de que si Don Bosco no hubiera tenido el espíritu misionero, hoy nuestra Congregación probablemente sería apenas una pequeña Congregación pocos miembros y mayores” También subrayó que “es el espíritu misionero el que ha hecho universal y vivo el carisma de Don Bosco”. Antes de la bendición final, la Madre General de las FMA se dirigió a la asamblea enfatizando “el espíritu misionero como una dimensión importante del carisma salesiano”.

En palabras de don Alfred Maravilla, consejero general para las Misiones de los Salesianos, “esta realidad de los nuevos misioneros es un gran regalo como cada año”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.