Adviento

8 de diciembre

EVANGELIO (Lc 1,26-38)

En aquel tiempo, fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

Tiempo interior

Dedica un tiempo de reflexión al comentario del Evangelio en Tiempo Interior, con José J. Gómez.

Homilía

Koldo Gutiérrez, sdb. propone la homilía para el Día de la Inmaculada Concepción

«Y entrando, le dijo: ‘Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo’»

CANCIÓN

Bajo la sombra gris de otra montaña.

Bebiendo sin permiso de otro rio.

Alimentando al monstruo de la rabia.

Tu enemigo.

Quien viene a tu país a profanarte.

Quien pisa la ciudad sin tu permiso.

Quien sacará tus cosas de la calle.

Tu enemigo.

(estribillo)

Si estos idiotas supieran.

Que yo soy el hombre más rico del mundo así.

Viviendo de tus abrazos.

Olvidaron que el hombre no es más que un hombre.

Que tus manos son mi bandera y

que tengo de frontera una canción.

No me preguntes para qué he venido.

Pregúntate mejor cómo has llegado.

Puede que seas el hijo de algún hijo de un esclavo.

Ven y háblale de frente a tu enemigo. Bis

Culpable del amor trabajo y tierra. Bis

Culpable de vivir en el camino por tu guerra.

(estribillo)

(estribillo)

Confianza plena, fidelidad, modelo de vida.

 

CATEQUESIS

PREGUNTA

¿Qué significa que los Sabios de Oriente regalen oro, incienso y mirra a Jesús?

RESPUESTA

Son símbolos que quieren decirnos a los que leemos el evangelio quién es Jesús en su realidad más profunda. El oro simboliza la realeza de Jesús, ya que Él es Rey; el incienso, la divinidad porque sabemos que es Dios; y, por último, la mirra, su humanidad ya que nos recuerda su condición mortal, como cualquier hombre.