El misionero salesiano Antonio César Fernández recibe, a título póstumo, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil

El misionero salesiano Antonio César Fernández, asesinado en Burkina Faso en 2019, ha sido condecorado, a título póstumo, con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, a propuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. El Boletín Oficial del Estado publica el Real Decreto 893/2021, de 11 de octubre, por el que se concede este reconocimiento al misionero español.

Antonio César Fernández falleció asesinado el 15 de febrero de 2019, durante un ataque yihadista perpetrado en la frontera sur de Burkina Faso. Los atacantes detuvieron el vehículo en el que viajaban el misionero español y otros dos salesianos togoleses, cuando estos regresaban del Capítulo Provincial de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona (AFO) que se había celebrado en Lomé (Togo). Tras registrar el vehículo, se llevaron a Fernández a un bosque próximo, donde lo asesinaron de varios disparos.

Nacido en Pozoblanco (Córdoba) el 7 de julio de 1946, Antonio César Fernández fue misionero en diversos países de África desde 1982, siendo fundador en dicho año de la obra salesiana en Togo, su primer destino. A lo largo de su trayectoria trabajó como maestro de novicios (1988 – 1998) y ejerció, entre otras funciones, como delegado de la AFO en el Capítulo General 25 (2002). Su último destino fue Burkina Faso. Tenía 72 años de edad y había cumplido los 55 de salesiano y los 46 de sacerdote.

Tras su asesinato, se sucedieron varios homenajes, tanto en los lugares donde había sido misionero como en su país de origen. Su funeral se celebró en Pozoblanco, donde fue enterrado. Desde mayo de este año, su localidad natal cuenta con una calle con su nombre.

Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil
La Orden del Mérito Civil, instituida por el rey Alfonso XIII en 1926, depende actualmente del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Esta condecoración se concede para premiar “las virtudes cívicas de los funcionarios al servicio del Estado, así como los servicios extraordinarios de los ciudadanos españoles y extranjeros en el bien de la Nación”. Consta de siete grados (de menor a mayor): Cruz de Plata, Cruz, Cruz de Oficial, Encomienda, Encomienda de Número, Gran Cruz, y Collar. En el caso de la Gran Cruz, el personaje distinguido con esta condecoración lleva anexo el tratamiento de Excelencia o Excelentísimo/a o Excelentísimo/a Señor/a.

Agradecimiento
La Congregación salesiana en España muestra su agradecimiento por la concesión, a título póstumo, de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil al misionero salesiano Antonio César Fernández. De esta forma, se presenta su vida entregada como un ejemplo también para toda la sociedad.

9 opiniones en “El misionero salesiano Antonio César Fernández recibe, a título póstumo, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil”

    1. Aún,me acuerdo de la gran persona que era, yo le conocí en el Seminario de Montilla, era excepcional, creo que era una persona que agradaba a todos por igual, cuánto de menos se le echa, espero que allí donde esté nos eche una mano a todos , gracias por el bien que has hecho De Antonio César Pedro Arturo Fernández Fernández

    2. Je suis très très gonflé de joie pour cette distinction de Padre Cesar. Il l’a vraiment mérité et mon âme réfute de croire que Padre César ne soit pas dans la vision béatifique du Père Céleste..
      Si je suis une petite pierre de charité dans la construction de l’église aujourd’hui, c’est grâce à lui. Ma foi en Dieu «UN et TRINE» c’est grâce à lui. Mon service dans l’église et envers mes frères c’est encore lui.

  1. Me parece muy bien y estoy de acuerdo con reconocer el trabajo de quien fuera mi compañero, amigo y confidente…

    ECHO DE MENOS OTRO NOMBRE…

    El de FERNANDO HERNÁNDEZ… también compañero, amigo y confidente, ejecutado de la misma forma y por los mismos motivos, en el mes de mayo de ese mismo año y en el mismo país…

  2. El Padre César ha sido un auténtico profeta y mártir de nuestros días por su entrega total en cuerpo y alma al servicio y formación de los más pobres de la tierra. Muy merecido y justo reconocimiento a su altruista labor.

  3. El mayor y mejor homenaje con el que él estaría de acuerdo es el hacer algo por las vidas de aquellos años que él entregó la suya. Menos reconocimientos y más hacer por continuar su obra.

  4. Sentí mucho su muerte. Un gran amigo, admiro de él su calidad humana, su sencillez y cercanía al pueblo pobre y marginado y su profunda fe al Dios de la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.