Cada vez que veo este vídeo me emociono profundamente

Oír el sonido de otra voz  humana. Oír, aunque no entiendas las palabras. Escuchar y dejarse arrullar, arropado por esas vibraciones. Oír… y ver que otra persona se dirige a ti y te habla.

Esa expresión de feliz sorpresa del bebé, esa emoción, lo dice todo.

Y eso me lleva a pensar en las palabras. Frases que pueden hundir o encumbrar, iluminar,  esponjar o devastar.

Y, sobre todo, en lo que no son palabras: el tono, la cadencia – los expertos dicen que   el 97% del mensaje que transmitimos cuando hablamos -, la expresión…  

Qué  maravilla y qué arma tan poderosa .

Cuando somos niños interiorizamos todas esas palabras, todos esos sonidos, todas esas cadencias y con ellas construimos nuestro lenguaje interior y nuestra identidad. A través de ellas nos sentimos valiosos, dignos de ser queridos, brillantes… Está en nuestra mano como educadores.

Y me vienen a la mente también todos los seres humanos que viven en el silencio. Por obligación, por falta de compañía, ¿por nuestra desidia? Sin sentir la alegría de ser hablado y escuchado.  

Y , llegados a este punto, no me sale más que preguntarme  ¿Qué sonido has  sido hoy?  ¿para quién?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.