Una tormenta tropical afecta a la obra de Don Bosco Sihanoukville en Camboya

Las intensas lluvias y fuertes vientos de la tormenta tropical Lekina, junto al monzón proveniente del sudoeste golpearon el territorio de Camboya, provocando aluviones en diversas áreas, entre las cuales Sihanoukville.

Ya la semana pasada el Ministerio de Recursos Hídricos y de la Meteorología habían publicado una alerta invitando a los ciudadanos a prepararse para este grave evento natural. Así la Escuela Técnica Don Bosco y el «Hotel and Children Fund» de Sihanoukville, en la noche ente el 8 y el 9 de agosto sufrieron una inundación.

El salesiano coadjutor Roberto Panetto, ecónomo de la obra Don Bosco Sihanoukville, así describió lo sucedido: «La fuerte lluvia de los días pasados me llevó a controlar el nivel del agua delante de nuestra escuela. Ya había aconsejado a algunas familias de nuestro personal y a los huéspedes de la planta baja de estar en alerta, porque podía entrar un poco de agua» indicó Panetto.

«En poco tiempo entretanto, el nivel del agua delante de la escuela inició a subir y pocos minutos después estaba ya rebalsando el dique que habíamos recientemente construido para evitar las inundaciones» añadió.

El coadjutor Panetto indicó que la gran cantidad de agua ha destruido la puerta de ingreso y llegó a todos los edificios que se encuentran en la planta baja. Fueron destruidas así las habitaciones de los docentes que ahora no tienen un lugar para alojarse. Además fueron fuertemente dañadas maquinarias que son usadas en las clases de la Escuela Técnica. Gracias a Dios, no hubo heridos durante esta calamidad.

«Es todavía temprano para estimar la entidad del daño -añadió el ecónomo Panetto- pero presumo que será más o menos un millón de dólares americanos. Estamos de todos modos felices al ver que muchos salesianos, ex-alumnos y amigos, están listos para ayudarnos en estos momentos difíciles. Gracias a todos ustedes por vuestras oraciones. El buen Dios inspirará a los generosos benefactores para que nos ayuden a sustituir los objetos dañados y a resolver todo de la  mejor manera posible».

El coadjutor al finalizar ha utilizado este triste evento para reflexionar sobre las condiciones ambientales de Camboya, afirmando que la deforestación es una de las principales causas de estas inundaciones. «Muchos árboles han sido erradicados para construir hoteles, rascacielos y centros comerciales. Y numerosos canales fueron reducidos para explotar el terreno y sus orillas. A lo que se suma la basura arrojada por todos lados, lo que ha obstruido el sistema de drenaje».

«La naturaleza -concluyó Roberto Panetto- hace pagar la cuenta por los daños que se provocan».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.