“Si estamos vivos, es por Dios y por Don Bosco”

Deambular por la calle sin rumbo es una experiencia traumática para cualquier menor. Sin embargo, en Freetown (Sierra Leona), esta situación puede ser penada con la cárcel. Un sufrimiento tras otro para los más vulnerables.

Conscientes de esta situación, los misioneros salesianos en este país africano trabajan para velar por los derechos de los menores en la prisión de Pademba. Esta labor se refleja en el documental ‘Libertad’, dirigido por Raúl de la Fuente en colaboración con Misiones Salesianas.

La entidad presentó ayer en su sede en Madrid la campaña ‘Inocencia entre rejas’, con la quiere denunciar la situación de desamparo y abusos que sufren 1’3 millones de menores privados de libertad en distintas partes del mundo, según datos de la ONU.

Chennor, un Bartolomé Garelli de hoy

Chennor Bah, uno de los jóvenes protagonistas del documental, narró en primera persona su terrible experiencia en la cárcel de Pademba. Siendo niño, quedó huérfano de padre y la calle se convirtió en su hogar. Pronto llegó el primer ingreso en prisión. Al salir, entró en una espiral destructiva hasta que acabó de nuevo entre rejas. Con 13 años sufrió una violación en la cárcel. Los abusos sexuales eran habituales. A veces, otros presos ofrecían comida a cambio de sexo. Hacinados en una celda, Chennor y sus compañeros de presidio llegaron a ocultar un cadáver para recibir su ración -la única del día- y compartirla.

 

De La Generala a Pademba

En 2013, siguiendo los pasos de Don Bosco en La Generala de Turín, los misioneros salesianos lograron acceder a la cárcel de Pademba para ofrecer asistencia a los niños, adolescentes y jóvenes privados de libertad. Aquel lugar recuerda “al Infierno tal como lo define Dante: ‘Dejen fuera toda esperanza’”, asegura Jorge Crisafulli, director de Don Bosco Fambul.

La conmoción inicial dio paso a la acción. Una comida extra, un reconocimiento médico, asesoramiento legal, psicológico y espiritual, formación y actividades de ocio y tiempo libre son las oportunidades que ofrecen a los reclusos los Salesianos de Don Bosco Fambul a través del grupo Don Bosco en la cárcel desde hace ocho años.

El cielo abierto

Chennor cuenta que vio el cielo cuando salió de la prisión de Pademba. Ya no podía volver atrás y encontró un camino para su futuro en Don Bosco Fambul. Allí conoció a Jorge Crisafulli, quien recuerda una máxima del fundador de los Salesianos: “No hay jóvenes malos, sino jóvenes que no saben que pueden ser buenos y alguien tiene que decírselo”. Este es el secreto de la fábrica de oportunidades para jóvenes en la que se ha convertido Don Bosco Fambul.

Padre de familia, trabajador y voluntario de los Salesianos en la cárcel para ayudar a los menores inocentes. Así es ahora Chennor, quien ya no es conocido como “el francotirador”, sino como “el simpático”. Su ejemplo alienta el trabajo de los misioneros salesianos para “llevar un trozo del Paraíso al Infierno de la prisión de Pademba”.

Presentación y gira

Misiones Salesianas presentará esta tarde, a las 19:30 h., el documental ‘Libertad’, de manera presencial en la Fundación Telefónica de Madrid y a través de su canal de YouTube. La entidad emprenderá una gira por varias ciudades de España para presentar su campaña ‘Inocencia entre rejas’, con el objetivo de recaudar fondos para ayudar a los misioneros salesianos en la atención a menores privados de su libertad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.