Carlos Berro Indurain, misionero salesiano en Senegal habla del COVID y del trabajo salesiano en el continente africano

Carlos Berro, salesiano misionero en África está de paso por su tierra natal, Navarra. Ha pasado unos días en el nuevo Centro de Sarriguren. Hemos hablado con él.

En junio le comunicaban su cambio de destino, a partir de agosto irá a Gambia, hasta ahora estaba como ecónomo en Senegal, en la presencia salesiana de Thies. En Gambia ya no será ecónomo “si te digo la verdad no sé muy bien a lo que voy. Voy a reemplazar a un salesiano que era un poco el encargado de pastoral, pero no sé que voy a hacer. No he estado nunca en ese tipo de estructuras salesianas, no sé…pero seguro que bien. No seré el ecónomo y creo que es bueno cambiar también”.

Carlos lleva en África desde 1997, con la excepción de un año que pasó en Roma, el resto ha pasado por Benin, Togo, Costa de Marfil, Malí, Senegal y en breve conocerá también Gambia.

Zonas peligrosas, seguimos trabajando

Conoce muy bien como se vive en el continente africano. Ha visto y vivido de primera mano la evolución de los musulmanes radicales. Uno de los 4 salesianos que forman la comunidad de Thies, en la que Carlos vive, es el superviviente de los ataques en Burkina Faso en los que resultaron muertos los salesianos César Fernández y Fernando Hernández. El mismo Carlos fue trasladado a Senegal desde Malí porque era peligroso seguir destinado en aquel país. Con el humor que le caracteriza afirma: “éramos un blanco fácil”.

Durante la conversación nos explica cómo ve él la evolución del problema. “Son terroristas. Es complicado. Pero nacen de grupos radicales que se forman sobre todo desde Arabia Saudita, Kuwait, de zonas más al este, Libia. Gente con afán de conquistarlo todo”.

“En el norte del Mali hay una zona en guerra que toca Burkina, Sur de Libia, Argelia. Norte de Nigeria, El Chad, Sudan…y los gobiernos no llegan. Controlan esa zona y mandan expediciones grupos terroristas a Burkina y Mali. Esto hace que el ambiente haya cambiado muchísimo. Es difícil, no hay control de la zona. Muy difícil de solucionar…como cuando estaba ETA. Golpean y se retiran”.

Aún así el trabajo de los salesianos no cambia. “Nosotros a lo nuestro, educar a la juventud, tenemos nuestras escuelas y donde tenemos parroquias atendemos a los cristianos. En lo que nos ha afectado, es que hay zonas que se han vuelto peligrosas. A mi y a otros dos nos sacaron por las circunstancias. Esa zona se está convirtiendo en peligrosa: en Mali, en el norte del Benin, en Parakou, etc…”

COVID con menos incidencia que en Europa

El toda el África del Oeste el COVID no ha pegado con la fuerza que ha pegado en Europa. El dato: Senegal que son 16 millones de habitantes, ha habido desde el principio 44.000 enfermos y 1.000 muertos, que comparado con los datos de España es “casi testimonial”.

Desde el principio, influenciados por el ambiente internacional, sobre todo el europeo. “En Senegal se repite siempre todo lo que hace Francia”, nos explica Carlos. Se tomaron las medidas de confinamiento, cierres perimetrales, toque de queda, cierres de iglesias, colegios, mezquitas, todo se cerró durante una época.

El virus no se propagó como lo hizo en Europa, aunque ha habido mil muertos y luego poco a poco las medidas se han ido relajando, flexibilizando las restricciones, todo con muchas precauciones. El año pasado no se celebro ni pascua, ni navidad, nada…este año ya sí. “Nuestros obispos en Senegal son muy muy prudentes”, concluye.

“Cuando abrimos la escuela se marcaron todas las medidas de precaución y poco a poco porque no ha habido una evolución positiva se ha relajado todo. Al final del curso ningún alumno, ni profesorado llevaba nada”.

El trabajo realizado ha sido el de siempre, con la parroquia, el barrio y la escuela.

Thies en Senegal: Escuela, Formación Profesional y parroquia

Aunque el próximo año ya no estará con ellos, nos habla de su casa en Thies como si mañana fuera a abrir la puerta y entrar por ella.

Thies es la tercera ciudad más grande de Senegal (“aún así una pequeña ciudad”, explica Carlos). A 65 kilómetros de Dakar. La obra de los salesianos allí cuenta con una parroquia: “casi testimonial”, puntualiza, “no llega a 500 personas. En un país eminentemente musulmán y en el barrio más musulmán de la ciudad”. Además de un colegio de enseñanza media y una Escuela de Formación Profesional.

“Contamos con 400 alumnos entre los dos centros. Es pequeño. Ahora vamos a construir un nuevo centro de enseñanza media. Con ayuda del Rector Mayor y Misiones Salesianas hemos conseguido dinero para comprar los terrenos y vallarlo. El resto del dinero llegará. Iremos creciendo un poco para mejorar la oferta tanto del centro como de la Escuela Profesional que se queda un poco limitada”.

Seguramente, Carlos tendrá noticias de la evolución de esta obra. El cambio a Gambia ha sido algo inesperado, pero él va donde le necesitan, siempre lo ha hecho así.

Hemos paseado por el nuevo colegio de Salesianos Pamplona. Carlos Berro salesiano misionero navarro y antiguo alumno de este centro ha mirado ilusionado el nuevo centro “es importante evolucionar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.