Cerca de cuarenta jóvenes misioneros salesianos realizan el Camino de Santiago

Entre el 11 y el 18 de febrero, los jóvenes salesianos que pertenecen al “Proyecto Europa” y que provienen de países como India, Vietnam, Timor Oriental, Indonesia, Perú, Polonia, Congo, Zambia, Nigeria y Guatemala vivieron la peregrinación del Camino de Santiago. Estos jóvenes, que trabajan como misioneros en Francia, Bélgica, Holanda, Irlanda, Reino Unido, Hungría, Kosovo, Austria, Bulgaria e Italia fueron acompañados en este recorrido por los delegados Inspectoriales responsables de los misiones y el Equipo del Dicasterio para las Misiones.

“El viaje que hemos realizado por el Camino de Santiago se convierte en un paradigma de la misión en Europa”, manifestó el P. Martín Lasarte, del Dicasterio de Misiones. “En el mes de febrero no es fácil enfrentarse al frío intenso, al viento, a la nieve e incluso a una lluvia constante en Galicia, de la misma manera que el camino evangelizador no es fácil entre los fríos vientos del secularismo europeo, afirma el P. Lasarte. También cuenta que la experiencia de caminar les ofreció una mirada de esperanza hacia la meta a la que llegaron. “Esta experiencia nos ayudó a crear comunidad entre los 38 participantes, nos dio fuerza y ​​maduró en los participantes el ser salesianos y misioneros”, recalcó.

El encuentro de formación permanente con los jóvenes misioneros en Europa se lleva a cabo cada dos años. En estas reuniones se evalúa el progreso realizado y se analizan los desafíos. El camino que está tomando la Congregación Salesiana en varios países de Europa realmente está dando frutos de vida y esperanza. “El Apóstol Santiago el Mayor, uno de los predilectos por el Señor, nos ayudó a fortalecer nuestra vocación de discípulos-misioneros, para purificar nuestras motivaciones y manifestar nuestra disposición hasta el martirio por causa de ‘su Nombre’, como él vivió y fue testigo”, concluyó el P. Lasarte.

En la tumba del Apóstol aparecen las palabras que San Juan Pablo II pronunció precisamente en Santiago, y que aludían al espíritu de Europa. “Yo, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que hicieron gloriosa tu historia y benéfica tu presencia en los demás continentes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.