CG28: Comienza a moverse la máquina… “el fuego y la barca”

La semana comenzó con la puesta a punto de toda la maquinaria que hace que funcione el Capítulo y la elección de secretarios y moderadores.

El trabajo del CG28 continúa con la Presidencia del Rector Mayor y la coordinación del trabajo dirigido por el Regulador P. Stefano Vanoli. La semana comienza con la activación de los procedimientos necesarios para el buen funcionamiento de la asamblea en todos sus componentes: aprobación del Reglamento, nombramiento de secretarios y moderadores, constitución de las Comisiones de Estudio.

Cabe señalar que el papel ha desaparecido casi por completo y las fotocopiadoras son casi completamente inútiles. Cada Capitular se mueve en compañía de su laptop, en ella tiene todo lo que se debe leer, con ella procede a la votación, se conecta a la página del Capítulo General, y puede conectarse a la traducción simultánea en las lenguas oficiales de la Congregación por medio de un App.

El Capítulo General es una gran «máquina» con dos rostros. El primero, muy importante, es el Carismático Espiritual, depositario de las grandes esperanzas de toda la Familia Salesiana. El segundo, menor pero necesario para el funcionamiento, es la red informática, el verdadero sistema nervioso del cuerpo del Capítulo.

El lunes 24 de febrero, se llevaron a cabo las pruebas de traducción lingüística y una prueba para las votaciones. Un total de 222 personas con derecho a voto ayudaron a afinar el sistema.

Fueron nombrados los Secretarios del Capítulo propuestos por el Regulador y votados por la Asamblea. Fueron elegidos el P. Enrico Gaetan, P. Luca Barone y el P. Daniele Merlini.

Inmediatamente después fue el turno de los moderadores. Fueron elegidos: P. Manuel Cayo, Inspector del Perú (PER), P. José Kuruvachira, Inspector de la India-Dimapur (IND) y el P. Manuel Jiménez Castro, de la Visitaduría de África-Congo Congo (ACC).

Los Capitulares se empaparon en la lectura individual del Reglamento y se dividieron en cuatro comisiones para tratar los temas propuestos y las cuestiones jurídicas.

Trabajando en el procedimiento
El martes estuvo marcado por pequeños pero importantes pasos de procedimiento. A primeras horas de la mañana la aprobación del Reglamento del CG28; inmediatamente después dos sesiones para la presentación del Documento de Trabajo del Capítulo; que es un texto redactado por las dos Comisiones Pre-Capitulares nombradas por el Rector Mayor; a saber: la del tema del Capítulo y la de los Aspectos Jurídicos, que sirven de base para el discernimiento y la estructura en torno a los tres temas fundamentales de la CG28: Prioridad de la misión con los jóvenes; Perfil del Salesiano de hoy yMisión compartida entre los Salesianos y los laicos.

La última actividad del día fue la presentación de la síntesis final de las aportaciones de las comisiones sobre el Informe del Rector Mayor, con la oportunidad de que responda a las observaciones.

Presentación de las herramientas para el trabajo Capitular
“El fuego y la barca”. Con esta bella imagen, el P. Andrea Bozzolo, SDB, profesor de Teología Dogmática en Turín, la Facultad de Teología de la UPS, presentó el Instrumento de Trabajo del 28º Capítulo General (CG28) a los capitulares reunidos en el Teatro Grande de Valdocco.

El fuego del Espíritu de Dios marca e ilumina el curso que debe seguir la barca del Capítulo. Embarcados en él, los Salesianos deben mantener el rumbo junto a los jóvenes que reman con fuerza, todos frente a la misma meta que es el objetivo del Capítulo, formado por tres núcleos: la prioridad de la misión por los jóvenes, con todos los desafíos que conlleva; el perfil del Salesiano y la corresponsabilidad con los laicos.

El punto de partida son los Capítulos Inspectoriales, las contribuciones de los Salesianos a nivel individual y las reflexiones de los jóvenes. La Comisión Pre- Capitular compuesta por 13 Salesianos de todas las regiones del mundo -entre ellos el mismo P. Bozzolo- ha transformado todo esto en un texto que interpela a los Capitulares. Ahora es trabajo de los Capitulares, a ellos le toca abordar con la metodología del discernimiento, que no es una técnica, sino un arte espiritual-práctico, la sabiduría de quien sabe escuchar y hablar con sinceridad.

El Capítulo – se ha recordado – no es un «parlamento», sino es el lugar donde se sabe reconocer a Dios en la voz de los hermanos. De aquí las sucesivas etapas que llevarán a las elecciones, a través del triple tamiz, a reconocer, a interpretar, a elegir. Siempre a la luz de la Palabra de Dios, las indicaciones de la Iglesia, la herencia espiritual de Don Bosco. Y será un nuevo Pentecostés. Este es el deseo y la voluntad de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.