COGIENDO CARRERILLA

Pesquera (Cantabria) Sábado 22 de agosto 

Una araña en su tela.

Cencerros… ¿vacas u ovejas?

Las moras van negreando.

Toc. Alguien entrenando en la bolera. 

Regar las flores

Colgar la ropa

Otear las nubes

Recoger el colgador porque “rocía”

Que no se escape la panadera

Sortear los caracoles de la acera

Respirar el silencio…

Gracias, Señor, por este paréntesis de quietud.

Me siento bendecida porque me lo has dado  a mí.

Y un poco culpable también cuando llegan los periódicos.

Te agradezco este lujo en medio del dolor y la tormenta.

¿Cómo podré devolvértelo?

Intentó aspirarlo, exprimirlo, inoculármelo en vena.

Dentro de un par de días vuelvo a la lucha. A los 60 m2 sin balcón. Al ordenador. Al intentar ir un paso por delante de no se sabe qué.

Por eso, me sumerjo con todas mis fuerzas en la morosidad, en la calma.

En el placer de las cosas pequeñas.

Dando un paso atrás, como quien coge carrerilla para saltar a la piscina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.