¿CÓMO ESTAR PRESENTE EN LAS REDES SOCIALES COMO CRISTIANOS?

El Santo Padre Francisco en su Mensaje para la 53 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales dice, que “La identidad en las redes sociales se basa demasiadas veces en la contraposición frente al otro, frente al que no pertenece al grupo: este se define a partir de lo que divide en lugar de lo que une, dejando espacio a la sospecha y a la explosión de todo tipo de prejuicios.»

Por lo tanto, antes de empezar a hablar de cómo estar presente en las redes sociales como creador de contenido, como evangelizador, es importante hablar sobre cómo estar presente en las redes sociales como cristiano, no dejarse atrapar en discusiones inútiles, dialogar pero no dividir, ayudar y no hacer daño.

Hay mucha gente, que busca provocar, ofender, traer temas controvertidos solo para poder dividir a la gente en “nosotros” y  “ellos”. Pero también hay creyentes que buscan respuestas, buscan alimentar su fe. Personas que creen en Dios y quieren pertenecer a su Iglesia pero han tenido una mala experiencia con alguien, quien a sus ojos representa a la Iglesia. Por eso es importante saber, cómo actuar en las redes sociales, saber comunicar. José María Rodríguez Olaizola dice que “Profeta de hoy es un buscador de la verdad, más que un portador de la verdad.” Y para los que buscan la verdad, saber comunicar es una capacidad básica. Acercarse a los que tienen opinión contraria fue normal también para Jesús. Se acerca, habla, explica, pero no condena. Él es La Verdad, pero no empieza con “su verdad”, busca la verdad. Por lo tanto, la comunicación cristiana empieza por la actitud cristiana.

A veces, la comunicación parece demasiado exigente, las opiniones de las partes individuales son demasiado diferentes. Aquí un libro «Tender un puente» de James Martin puede ser un modelo para nosotros. Habla sobre la relación de la Iglesia Católica y la comunidad LGBTI. Para muchos, el diálogo parece casi imposible. El autor en el libro propone entablar una relación de respeto, compasión y sensibilidad, que proviene del Catecismo de la Iglesia Católica.

Podemos, como Jesús, adaptar nuestro discurso a aquellos con quienes hablamos. «Cuando se encuentra por primera vez con los discípulos que están pescando en el Mar de Galilea, no les habla como lo haría un carpintero, diciéndoles: «Construyamos la casa de Dios» o «Pongamos los cimientos del reino de Dios». En lugar de ello, el carpintero Jesús se dirige a ellos en su lenguaje, el lenguaje de los pescadores: «Seguid me y yo os haré pescadores de hombres»», escribe Martin. Tener respeto por la persona, por su nombre, por su trabajo. Es una actitud básica en la comunicación, también en las redes sociales.

En varias asignaturas en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Don Bosco se destaca la palabra «escuchar». Los Papas también lo enfatizan en sus documentos. También es enfatizado por el autor del libro al comienzo del capítulo sobre la compasión. «El primer y más esencial requisito consiste en escuchar. Es imposible experimentar la vida de una persona o ser compasivo con ella, si no escuchas a la persona o no le haces preguntas.» También es importante lo que hacemos con lo que hemos escuchado. Nuestra reacción puede curar heridas, pero también causarlas. No tenemos que estar de acuerdo con las opiniones del otro, con su forma de vida, pero podemos aceptarlo, aceptarlo tal y como es.

Los profetas fueron llamados en ocasiones, debido a su amor a Dios y a los demás, a decir cosas que resultan incómodas e incluso escandalosas para otros. Estamos llamados a ser profetas de hoy. Pero también estamos llamados a un cuidadoso discernimiento. La verdad se puede decir de muchas maneras, en diferentes momentos, en diferentes lugares. Depende de nosotros que «nuestra verdad» liberare, cure o ayude a crecer. Porque también somos llamados a ser sensibles. Ser sensibles no solo cuando tenemos que señalar algo, sino ser sensibles incluso si alguien nos toca en un lugar sensible. Tratar de comprender a los demás y reaccionar con sensibilidad.

Para estar presente en las redes sociales tenemos tres opciones. Ser testigo, ser colaborador o ser creador. Podemos testimoniar sobre nuestra fe, nuestra relación con Jesús y sobre los valores cristianos. También es posible apoyar a los creadores. Necesitan ideas, necesitan tecnología, necesitan a alguien que les ayude a crear, o al menos que a veces les diga una palabra de ánimo. Pero lo que hace falta son los creadores. Personas que estén dispuestas a ser visibles, que estén dispuestas a compartir sus opiniones, que estén dispuestas a correr riesgos.

Hay algunas ideas para los valientes, que han tomado la decisión de crear contenido en las redes sociales. En primer lugar, la transparencia. La gente tiene derecho a saber quién está detrás de una cuenta. Hoy en día hacen falta comunicadores con una identidad personal. Hay muchos cristianos educados, que pueden tener éxito en las redes y ayudar mucho a la gente, pero que se resisten al compromiso de visibilidad. Nos hacen falta los grandes comunicadores cristianos, nos hacen falta las voces que marcan tendencia, las voces que la gente puede seguir y escuchar. Nos faltan presencias, nos faltan perfiles personales de los cristianos significativos.

Otra cosa importante es pensar a largo plazo. Hay muchas personas que quieren estar en las redes y después de algunos meses se cansan porque no tienen mil seguidores. Pero incluso aquellos con varios millones de seguidores empezaron desde cero. Pensar a corto plazo no nos sirve de mucho. Paciencia, estrategia, coherencia. Un video viral no nos ayudará mucho y tampoco ayudará a la gente que nos sigue.

Y por último: formar equipos. Muchos, incluso buenos proyectos, desaparecerán solo porque quien los inició no tuvo la fuerza para continuarlos. Por eso es muy importante buscar cooperadores y formar equipos. Cada uno de nosotros tiene ciertos dones. Alguien puede estar mejor frente a la cámara, algunos detrás de la cámara. Alguien sabe tomar fotografías, alguien sabe editar videos, otros saben trabajar con sonido. Es importante aprender a unir nuestras fuerzas.

Entonces, ¿eres un testigo, un creador, o al menos nos ayudas a hacer visible este blog compartiendo artículos?

Daniel Imriška
Alumno de Licencia


(Extracto del trabajo realizado para la asignatura Pastoral en los Medios de Comunicación Social)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.