Constructores de una sociedad sana

Decía hace poco el papa Francisco, en una de sus catequesis de los miércoles, que “podemos salir mejores [de esta situación de pandemia] si buscamos todos juntos el bien común, si hacemos lo contrario, saldremos peor”.

 En los meses pasados, muy difíciles, se han repetido mucho ideas como que todo va a salir bien, que vamos a salir más fuertes y mejores… Y ciertamente esto es posible, pero no es algo automático, no se da por descontado. Eso será posible si, como individuos, reflexionamos sobre lo que nos ha ocurrido y extraemos enseñanzas sobre cómo es y sobre qué bases construimos nuestra vida; qué cosas son verdaderamente importantes, cómo nos enfrentamos al sufrimiento, al dolor o a la muerte. Y si desarrollamos actitudes y comportamientos que nos hagan salir del individualismo, abriendo nuestra existencia al cuidado de los otros, sintiéndonos responsables del bien común.

 Buscando el bien de todos

Podemos salir mejores si, como sociedad, hacemos algo parecido, trabajando por el bien común, por encima de partidismos, sentando bases sólidas para una sociedad que busque el bien de todos, que permita el desarrollo integral de cada uno y evite cualquier forma de explotación. Pero que, especialmente, tenga en cuenta a los más débiles. Por eso el Papa alerta contra un virus peor que el que hemos sufrido: “el egoísmo indiferente”.  Un virus que puede estar presente tanto en nuestros comportamientos individuales como en la sociedad y sus estructuras.

Es significativa la insistencia de Francisco en relacionar “la dimensión personal y social”: “Si cada uno pone de su parte, y si no se deja a nadie fuera, podremos regenerar buenas relaciones a nivel comunitario, nacional, internacional y también en armonía con el ambiente (cfr LS, 236).  Lo que haces en la familia, lo que haces en el vecindario, lo que haces en el pueblo, lo que haces en la gran ciudad e internacionalmente es lo mismo, es la misma semilla que crece, crece, crece y da fruto”.

Una llamada a la reflexión y al cambio para cada uno de nosotros. Y una llamada a la acción para quienes tienen más responsabilidad en el ámbito social. Muchos asistimos desolados a los enfrentamientos de los políticos buscando el interés personal y de partido, anteponiéndolo al consenso, al diálogo real y constructivo que busque soluciones a largo plazo para dar respuesta a las necesidades reales de las personas. Como ciudadanos no debemos dejar de recordar a nuestros representantes que son eso, nuestros representantes, y que les otorgamos el poder para que construyamos juntos una sociedad “sana, inclusiva, justa y pacífica, -decía el Papa- y debemos hacerlo encima de la roca del bien común”.

Fuente: Boletín Salesiano octubre 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.