“Dios sigue llamando y es maravilloso ser salesiano”

Chema García, de 20 años, y Luis Valverde, de 24, hacen su primera profesión religiosa como Salesianos de Don Bosco en una ceremonia de marcado carácter vocacional.

La Inspectoría Salesiana Santiago el Mayor, con sede en Madrid, estuvo el viernes 11 de septiembre de fiesta pues acogía a dos nuevos salesianos. Chema García y Luis Valverde hacían su primera profesión religiosa. Familiares, amigos, jóvenes y salesianos participaron en una eucaristía, en la parroquia San Francisco de Sales de Madrid, presidida por el Provincial Fernando García.

Memoria viva de Don Bosco

En la homilía, el Provincial agradeció la presencia de un grupo de jóvenes –“sin jóvenes esta celebración quedaría coja”, dijo- en representación de muchos que, por las circunstancias actuales, no podían estar presentes. Fernando García les recordó que, al responder a la llamada de Señor en la Congregación Salesiana, Jesús les señalaba “un campo delante de vosotros para ayudar a los jóvenes a encontrar la felicidad, encontrar a Jesús que llena la vida”.

Explicó que “Dios sigue llamando, vosotros sois un ejemplo de ellos, y es maravilloso ser salesiano”, pues cada salesiano está llamado a ser “memoria viva de Don Bosco”. Les animó a “amar a Don Bosco, imitarlo, haceos querer como él se hacía querer”. García subrayó que, los salesianos, “estamos llamados a ser reflejo del amor de Dios, memoria viva, signos de esperanza” en medio del mundo.

También les invitó a “no perder la cercanía con Jesús” para cumplir la misión que cada uno tiene pues “no podemos privar al mundo de ser sembradores de esperanza”.

Oración ante María y agradecimiento

Tras la homilía, los dos jóvenes pronunciaron la fórmula de la profesión religiosa y recibieron la medalla signo de su consagración, el libro de las Constituciones Salesianas y la Carta de Identidad de la Familia Salesiana. Después, Chema y Luis, ya salesianos, se acercaron ante la imagen de María Auxiliadora para colocar una rosa y hacer unos instantes de oración ante la Madre.

Al terminar la celebración, los dos nuevos salesianos hicieron una breve acción de gracias. Agradecieron a Dios la vida y la vocación, “es un regalo precioso descubrir la vocación, en esto Dios siempre ayuda”, dijeron. También agradecieron tener como modelo a Don Bosco, “que nos ha acompañado hasta Jesús y nos muestra que debemos entregar la vida a los jóvenes”. A los jóvenes, precisamente, también les dieron las gracias pues “en vosotros vemos a Dios, compartimos vida”, y a ellos les recomendaron “no os canséis de caminar buscando vuestra vocación”. Concluyeron agradeciendo a sus familias el don de la vida, la cercanía y el apoyo en su camino vocacional.

Se puede recordar la celebración en imágenes:
Profesión como SDB de Chema García y Luis Valverde

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.