Educación para todos, la mejor defensa de los Derechos Humanos

Más de 570 millones de alumnos en el mundo se han visto afectados por los cierres de sus centros educativos por la pandemia. Más de 24 millones de niños y niñas, según alertan los organismos internacionales, ya no volverán a la escuela. “Esto es especialmente grave, ya que la educación es fundamental para el desarrollo individual de los menores, pero sobre todo para luchar contra las desigualdades”, explica Eusebio Muñoz, director de Misiones Salesianas.

La pandemia ha roto los sueños y aspiraciones de muchos niños, niñas y jóvenes en todo el mundo. Grace, una joven de Ghana, ha tenido que interrumpir sus estudios de moda y con ello “mis sueños de tener mi propia tienda de ropa. No sé qué va a pasar con mi futuro”, explica la joven. Brian ha cambiado los libros y los lápices por los cuidados a sus hermanos pequeños. “Mi madre tiene que salir a buscar comida para nosotros”, añade el joven refugiado en el asentamiento de Palabek (Uganda). Arielly, de Brasil, ya no va al colegio y su sueño de ser una enfermera se ha detenido sin saber cuándo podrá retomarlo.

El coronavirus ha hecho que los logros conseguidos con esfuerzo en la defensa de los Derechos Humanos hayan retrocedido de manera grave. Desde Misiones Salesianas creemos que la educación de calidad y para todos es la mejor manera de defender la igualdad de oportunidades y luchar contra la pobreza y las injusticias. Por ello, en el día de los Derechos Humanos, que se conmemora este 10 de diciembre, Misiones Salesianas piden que la educación, la infancia y la juventud sean una prioridad para la construcción del futuro después de la pandemia. “La educación es la mejor manera para defender los Derechos Humanos y apostar por un mundo con menos desigualdades, más justo y humano”, aclara Muñoz.

Los misioneros salesianos trabajan en más de 130 países de todo el mundo para dar educación y apoyo a millones de niños, niñas y jóvenes. Más de 1,5 millones de menores estudian en nuestros centros de educación básica y más de 800.000 jóvenes aprenden un oficio en los centros profesionales de todo el mundo como primer paso para salir de la pobreza.

Desde Misiones Salesianas, además, se unen a la campaña de Naciones Unidas para este día de los Derechos Humanos, Reconstruir para mejorar, para garantizar que el mundo post-COVID sea más humano, más equitativo, más sostenible y más justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.