El aprendizaje-servicio tiene premio

Coslada se convirtió los días 13 y 14 de diciembre en la capital del aprendizaje-servicio. El teatro municipal de la localidad madrileña acogió el XI Encuentro Estatal de Aprendizaje Servicio. Una cita en la que también se enmarcó la entrega de los IV Premios Aprendizaje Servicio (ApS), celebrada el viernes.

Organizados por la Red Española de Aprendizaje-Servicio, la fundación Educo y la editorial edebé, este certamen reconoce la puesta en marcha de proyectos de aprendizaje-servicio en las escuelas españolas. Los beneficios de esta metodología educativa para los alumnos son diversos: mejora los resultados escolares; refuerza la motivación del alumnado; educa para la vida y los problemas de la sociedad; abre el centro escolar al exterior; y desarrolla la actitud de servicio a los demás, contribuyendo a que los estudiantes se conviertan en ciudadanos solidarios y comprometidos con su entorno.

Nieves Tapia, experta mundial en esta metodología, corrobora el valor que tiene para los alumnos y su entorno: «El aprendizaje-servicio bien hecho tiene un impacto muy fuerte en la calidad de vida de las comunidades, en contribuir al desarrollo sostenible, pero también tiene un impacto muy fuerte en mejorar la calidad de los aprendizajes, y también en incluir a aquellos niños, adolescentes y jóvenes que no siempre se encuentran a gusto en la escuela rígida, tradicional, y que, en cambio, cuando le ven el sentido a aprender para transformar la realidad, descubren también el valor del aprendizaje. Por eso, es también una gran herramienta de calidad educativa y de inclusión».

Tapia participó en el encuentro con un diálogo sobre la innovación educativa y el desarrollo sostenible de esta metodología. En la gala también intervinieron autoridades como Rafael Carbonell, presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid; Ángel Viveros, alcalde de Coslada; y Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación y Formación Profesional del Ministerio de Educación. Todos coincidieron en destacar el impulso educativo y social que supone el aprendizaje-servicio. Por este motivo, edebé sigue detrás de la organización de estos premios: «Es una manera de apoyar el trabajo que hacen infinidad de escuelas en el compromiso de sus proyectos con su entorno social y natural», expresa Antonio Garrido, director general del Grupo edebé.

 

Premiados
44.154 alumnos, el doble respeto el año anterior, y 302 proyectos, un 24% más que la edición pasada, se han presentado a la convocatoria de los IV Premios Aprendizaje Servicio. En esta edición el jurado de expertos ha seleccionado 16 proyectos ganadores y 8 finalistas de centros de Educación Infantil-Primaria, Secundaria-Bachillerato y Formación Profesional, así como a entidades sociales que desarrollan esta práctica. Los temas emprendidos son: hábitos saludables, solidaridad y derechos humanos, inclusión, medio ambiente, trabajo cooperativo, igualdad de género, inclusión de la discapacidad, inmigración o fomento de la lectura.

Entre los galardonados, se encuentran alumnos y profes de Formación Profesional del colegio Salesianos Pamplona. Su proyecto, ‘Electrónica y Tea – Construyendo puentes para la comunicación’, obtuvo el Premio Aprendizaje Servicios en solidaridad, Derechos Humanos y FP. Tal como cuentan Asier y Mireia, dos de los alumnos premiados, más allá del agradecimiento por este galardón, está la satisfacción de ayudar a niños con autismo y visibilizar las dificultades a las que se enfrentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.