EL CUADRO DE MARIA AUXILIADORA

En la Basílica de María Auxiliadora, en Turín, construida por san Juan Bosco e inaugurada el 9 de junio de 1868, sobre el altar mayor se encuentra un imponente cuadro que representa a María, la madre de Jesús, bajo la advocación de AUXILIO DE LOS CRISTIANOS.

El cuadro fue compuesto, a petición de Don Bosco, por el maestro italiano Tomás Lorenzone. El artista tardó tres años en completar el magnífico cuadro, y fue entronizado en el interior de la basílica en el mismo año 1868.

En el centro de cuadro aparece la Virgen María con el niño Jesús en brazos. A su alrededor están representados también el grupo de los Apóstoles, entre los que sobresalen san Pedro y san Pablo, los cuatro evangelistas, y algunos ángeles. Al pie de la Virgen aparece representada la Basílica y parte de la ciudad de Turín. El hecho de estar rodeada de los apóstoles, columna y fundamento de la Iglesia, la comunidad de los discípulos de Jesús, la califica como “Madre de la Iglesia”, en palabras del propio Don Bosco.

María y el Niño llevan túnicas y mantos, al estilo de la época barroca europea del siglo XVIII. Ambos llevan coronas y la Virgen, además, un cetro, como Reina de los apóstoles y de los ángeles. Alrededor de la cabeza de la Virgen, sobre el fondo del cielo dorado resplandecen doce estrellas blancas, haciendo referencia al texto del libro del Apocalipsis de San Juan: “… vi en el cielo… una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza…” (Ap 12).

Los colores de los vestidos de la Virgen y del Niño están llenos de simbolismo: el Niño, Jesús, lleva una túnica dorada, signo de su divinidad, y un manto rojo, símbolo de su pasión humana en la cruz. Su madre, María, en cambio viste una túnica roja, símbolo de la persecución de la Iglesia cristiana a lo largo de los siglos, y un manto azul, símbolo de su destino final: el cielo, en la gloria del Reino de Dios.

Las coronas y el cetro quieren significar el carácter vencedor. En el libro del Apocalipsis de San Juan, el último libro de la Biblia, la mujer coronada de estrellas representa a la Iglesia, la comunidad de los discípulos de Jesucristo, que, está llamada a vencer y salir victoriosa de los múltiples obstáculos y persecuciones sufridos a lo largo de la historia.

Los cristianos hemos ido invocado a María, la madre de Jesús, también como madre de la Iglesia y madre nuestra, para que ella, que siguió a su Hijo Jesús en su predicación y en pasión y muerte, que se mantuvo firme al pie de la cruz, sin perder la esperanza ni el coraje, nos ayude con su auxilio maternal a sostener las dificultades y vencer los obstáculos que encontramos; y nos ayude, en su momento, a llegar al cielo, junto con su Hijo Resucitado y con los Apóstoles y los Santos que nos han precedido en el camino de la vida.

Por eso, en cualquier circunstancia, nos confiamos a ella y le decimos:

María, Madre de Jesucristo, madre de la Iglesia, auxilio de los cristianos,
ruega por nosotros y ampáranos en nuestra vida.

MARÍA, AUXILIO DE LOS CRISTIANOS, RUEGA POR NOSOTROS.

Jordi Latorre, sdb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.