El joven salesiano Santiago Ela Nve Bindang, ordenado diácono

En medio de la situación complicada que se vive por la crisis sanitaria del coronavirus, la parroquia salesiana de Santo Domingo Savio, en Madrid, acogió ayer una celebración muy especial: la ordenación diaconal de Santiago Ela Nve Bindang, joven estudiante de teología originario de la Inspectoría salesiana ATE (África Tropical Ecuatorial). Respetando las medidas preventivas y las limitaciones de aforo, decenas de personas, entre jóvenes, salesianos y amigos, acompañaron a Santiago Ela en este momento tan importante en su camino vocacional. Presidió la Misa el cardenal arzobispo de Madrid, Monseñor Carlos Osoro. Entre los concelebrantes, estuvieron el inspector de Salesianos Santiago el Mayor, Fernando García, y el consejero mundial para la Región Mediterránea, Juan Carlos Pérez Godoy.

«Vas a ser ordenado diácono para dar lo mejor de tu vida para los jóvenes siguiendo las huellas de #DonBosco», le expresó el cardenal a Santiago Ela durante su homilía. «Los jóvenes necesitan que se les quiera, que se crea en ellos. En los países más pobres, que se les abra horizontes. En Occidente, ser ayudados a que no se llenen de cosas adyacentes», añadió Mons. Osoro. En referencia al Evangelio del domingo, D. Carlos comentó que el premio a los que ponen a producir los talentos es «participar del gozo del Señor, que es la fiesta de la plenitud de la vida». A continuación, lanzaba dos preguntas: «¿Tenemos miedo a ser testigos valientes de Jesucristo ante los jóvenes? ¿Estaríamos aquí esta noche si Don Bosco hubiese tenido miedo?». Finalmente, el cardenal Osoro dio las gracias a Santiago por su entrega a los jóvenes: «No tengas miedo a Cristo. Él no quita nada. Lo da todo». Y lo animó a seguir a María: «Ella sí lo ha hecho todo».

La celebración contó con la habitual riqueza de símbolos de estas ceremonias. El Inspector de Salesianos Santiago el Mayor, Fernando García, presentó la candidatura como diácono del joven salesiano ante el cardenal arzobispo de Madrid. Uno de los momentos más especiales fue la postración de Santiago Ela, mientras la asamblea entonaba las letanías implorando la misericordia de Dios y la intercesión de la Virgen María y de todos los santos por el nuevo diácono. A continuación, Santiago Ela recibió la ordenación diaconal por imposición de manos de Mons. Osoro. El salesiano diácono Ramón Ariza le entregó la estola y la dalmática diaconal, con las que se revistió. Y, por último, recibió de parte del cardenal Osoro el libro de los Evangelios, que simboliza el anuncio de la Palabra como diácono.

Al término de la Eucaristía, Santiago Ela dirigió su acción de gracias a Dios; al obispo, a su familia (que no pudo estar presente); a los salesianos y a los jóvenes que le han acompañado en este camino vocacional que todavía continúa. Y de la Misa se pasó al patio, donde Santiago recibió, con las precauciones pertinentes, el cariño de los asistentes en uno de los días más importantes de su vida. Un día para celebrar el fruto vocacional encarnados en la respuesta generosa de este joven salesiano.

Sobre Santiago Ela
Nacido en Guinea Ecuatorial, hizo su profesión perpetua como Salesiano de Don Bosco el 1 de junio de 2019. Además de formar parte de la Comunidad del Teologado en Madrid, Santiago ha desarrollado su actividad pastoral en diversas casas salesianas de Madrid: Salesianos Paseo, Ciudad de los Muchachos, Domingo Savio…

Fotos: Emmanuel Lokossou

Vídeo: Álvaro Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.