El Padre Tom recibe el ‘Premio Madre Teresa’ por su coraje y resiliencia frente a la adversidad

El P. Tom Uzhunnalil, misionero salesiano de la India secuestrado en Aden (Yemen) en marzo de 2016 y liberado en septiembre de 2017, fue honrado el pasado domingo en Bombay (India) con el ‘Premio Madre Teresa’.

«La dedicación y el empeño» vividos por el P. Tom, «en un lugar de grandes peligros», son las razones que inspiraron a la Harmony Foundation, la organización que promueve el ‘Premio Madre Teresa’, para asignarle dicho reconocimiento.

Durante la ceremonia, estuvo presente el P. MK George, SDB, compañero de las misiones con el P. Tom en Yemen. El presidente de la Harmony Foundation, Abraham Mathai, felicitó al P. Tom y le dio una estatuilla y un certificado que subraya su valentía y su resiliencia frente a la adversidad.

El P. Tom agradeció a la Harmony Foundation el premio. «Gracias por sus oraciones. Existe el bien en cada persona, y solo a través del amor y del perdón podemos dar testimonio de la paz. Tenemos necesidad de perdonar a nuestros enemigos. Creo en un Dios viviente que me ha llamado a ser su testigo».

«Conocí a la Madre Teresa de Calcuta en 1983 y me inspiré en su amor por Dios, en su humildad y en su simplicidad, y por el enfoque muy amistoso hacia las personas», reconoció el P. Tom. «No todos podemos hacer grandes cosas, pero todos podemos hacer pequeñas cosas con amor», agregó, citando a la Madre Teresa de Calcuta.

Desde su liberación y tras pasar un tiempo recuperándose en Italia, el P. Tom participa en actividades oficiales en la India y especialmente en Kerala, su lugar de origen. En cada uno de los eventos programados, el salesiano sorprende por su testimonio cristiano humilde y sereno, y por su deseo de hacer para su futuro solo la voluntad de Dios.

«Soy un sacerdote católico y salesiano, que trabaja para los jóvenes y los marginados», expresó el P. Tom en el marco de la entrega del premio. «Me dieron la oportunidad de servir en la misión en Yemen. Dios tiene una misión para cada uno de nosotros. Mi más sincero agradecimiento a todos los que han rezado por mí: hindúes, cristianos y musulmanes, y a los que aman a la humanidad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.