El proyecto “El Bosque de los Sentidos” de Salesianos Deusto recibe un premio nacional

Para el director del Centro, Josean Prol, este premio «habla muy bien de todo el impulso que realizamos en Salesianos Deusto en materia de innovación educativa».

Arantza Macho, responsable de curso de tres años del Centro tuvo la idea y creo el proyecto con “presupuesto cero” apoyándose en los grupos de FP del centro.

«Un premio siempre es un buen reconocimiento para el trabajo realizado, en nuestro caso en el Centro educativo. Es un motivo de alegría por el premio y todo lo que implica este tipo de reconocimiento.  Por la profesora, por Arantza, que ve como su trabajo, empeño y creatividad tiene su aceptación, completa Prol.

La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y el BBVA convocaban el certamen “Repensando la participación en los espacios educativos de Educación Conectada” y Salesianos Deusto ha resultado premiada con este proyecto que ha consistido en trasladar las clases a los espacios exteriores del Centro.

Lo recogía EL CORREO ESPAÑOL en sus páginas del 20 de agosto.

La llegada del pasado mes de septiembre activó todas las alarmas sanitarias. Con los contagios de coronavirus al alza, el foco mediático se puso en la actividad escolar.

Para muchos, la vuelta -presencial- al cole suponía un claro peligro para la seguridad tanto de los más pequeños como de los profesores. Fue en ese momento cuando Arantza Macho, responsable del curso de tres años de los Salesianos de Deusto, empezó a dar vueltas a la cabeza sobre cómo podía hacer del colegio un espacio seguro.

Un curso después, e…Instalaron unas cuerdas para trepar, unas ruedas de colores para hacer circuitos… incluso el propio Ayuntamiento de Bilbao les facilitó unos troncos de madera que los encargados de mantenimiento del colegio convirtieron en bancos y mesas. Además, varios estudiantes de un centro de FP idearon un proyecto de colaboración con los Salesianos y construyeron una casita con palés. Todo con «presupuesto cero» y usando materiales reciclados.

¿Y por qué no sacamos el aula entera?», se preguntó Macho junto al resto del profesorado, lanzándose a potenciar «todos los sentidos al aire libre, siempre y cuando el tiempo respetase». Empezaron con ‘El muro del oído’, una pared musical donde, a través de diversos objetos, los pequeños desarrollaban sus habilidades auditivas. El del tacto se formaba por diversos materiales de distintas formas y rugosidades.

Y así surgió todo el proyecto, que hoy recibe un premio con el que esperan construir un arenero y un pequeño rocódromo para los pequeños.

El director del Centro nos ha comentado que, «Aparecer, además, en un medio como El Correo es para nosotros de gran importancia por el impacto social que tiene en nuestro entorno».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.