El Rector Mayor con el pueblo indígena de Brasil

El día 23 de abril de 2019 comenzó el viaje del Rector Mayor a esta Inspectoría brasileña. Don Ángel Fernández Artime, a pesar de las 10 horas de vuelo a su llegada al aeropuerto, no perdió su sentido de paternidad y su saludo cordial y personal a cada una de las personas que llegaron para saludarlo. Lo esperaron el Inspector Salesiano de Campo Grande, don Gildásio Mendes; el Arzobispo Emérito, don Vittorio Pavanello; el Vicario Inspectorial, don Elías Roberto; el Delegado Inspectorial para la Pastoral Juvenil Salesiana, don Wagner Luis Galvão; jóvenes en formación, Salesianos de Campo Grande, Hijas de María Auxiliadora, Hermanas de los Sagrados Corazones de Jesús y María y la Familia Salesiana representada por los coordinadores locales de la Asociación de María Auxiliadora, Cooperadores Salesianos y Voluntarias de Don Bosco.

Durante esa semana, el Rector Mayor participó en las celebraciones por los 125 años de la Inspectoría Salesiana en las obras salesianas de Cuiabá, Barra do Garças y Meruri.

Los días 24 y 25 de abril visitó la comunidad indígena de Meruri. Tuvo un encuentro con los jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano y con los estudiantes del Colegio Salesiano São Gonçalo. Cientos de estudiantes salesianos, participantes en proyectos sociales, colaboradores de la escuela, toda la comunidad de Cuiabá, personas de los pueblos del interior, recibieron por la mañana a don Ángel. Lo esperaba un colorido baile y representaciones culturales a cargo de los alumnos salesianos y del grupo Flor Ribeirinha, mostrando de esta manera al X Sucesor de Don Bosco, la historia y la cultura de la presencia salesiana en Mato Grosso.

Posteriormente el Rector Mayor presidió la Santa Misa en el Santuario de “Nossa Senhora Auxiliadora” para conmemorar el 125 aniversario de la llegada de los primeros salesianos a Cuibá, con la presencia del alcalde de la capital, don Emanuel Pinheiro, y el gobernador del Estado, don Mauro Mendes, y otras autoridades ya confirmadas. Don Paulo Vendrame, director del Colegio Salesiano de San Gonçalo, manifestó que en Mato Grosso los Salesianos tienen 21 presencias en el estado. En cada lugar se tiene una parroquia, una obra social y una institución de formación educativa o de educación superior. “Los Salesianos llegaron a Mato Grosso con dos direcciones. Por un lado atender sobre la educación de los jóvenes y el segundo trabajar en medio de los indígenas.

El alcalde y la primera dama del Estado rindieron homenaje al Rector Mayor con la medalla conmemorativa de los 300 años –la condecoración de la “Orden del Mérito de Mato Grosso–, declarando el primero que “se siente honrado de formar parte de otro hito importante que suma la historia de los 300 años de la ciudad y de agradecer a los Salesianos por su contribución al desarrollo de Cuiabá”. Don Ángel agradeció el encuentro y dijo que estaba muy contento por el recibimiento de la gente de Curitiba. “También yo me siento agradecido por el reconocimiento y por los homenajes. Esto demuestra que nuestro trabajo en favor de la educación y de los indígenas ha sido significativa”, remarcó el Rector Mayor.

La primera etapa de la visita a tierra misionera finalizó con una oración en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús con la presencia del director de la obra salesiana de San Marcos y Meruri, don Andelson de Oliveira, voluntarios, líderes indígenas, vocaciones, Hermanas Lauritas y los Salesianos que trabajan en la misión  “La sangre derramada sigue produciendo vidas en Dios”, fue el gran mensaje que dejó el X Sucesor de Don Bosco. El Cacique de Meruri, José Mario manifestó que “es un honor recibir al X Sucesor de Don Bosco. Pienso que Don Bosco vive con nosotros en esta comunidad indígena. Para nosotros es un sueño que sus hijos generen esta semilla de paz. En el punto culminante del proceso de martirio del Padre Rodolfo Luckenbein y Simão Bororo hay una alianza entre los indios y los salesianos, religiosos y religiosas, en esta obra de itinerancia misionera y creo que la visita a nuestro pueblo es motivo de mucha celebración y alegría, de sentimientos que entrelazan la vida salesiana con nuestra vida”.

Durante el encuentro que el Rector Mayor tuvo con los Salesianos expresó: “Más que solo conocer estos lugares, quiero tocar la tierra de nuestros mártires y vivir la cultura de los pueblos. Pude visitar parroquias, escuelas y tener la oportunidad de conocer a hermanas y hermanos que viven, trabajan y dan sus vidas a estas comunidades. En el Vaticano se nos ve como una Congregación Misionera. Verdaderamente el carisma salesiano es misionero, es pastoral y es educativo. Tenemos más o menos 3.000 Misioneros Salesianos que trabajan en zonas de misión. En la historia de la Congregación se puede calcular un promedio de 14.000 misioneros que han entregado sus vidas. Estoy convencido de que nosotros los Salesianos de Don Bosco, con la ayuda de las Hijas de María Auxiliadora y las Hermanas Lauritas, tenemos que pensar en los más pobres de la periferia del mundo”.

El día 27 de abril en el Instituto Salesiano de San Vicente en Campo Grande, don Ángel Fernández Artime conoció a los aspirantes, prenovicios, novicios y posnovicios de la Inspectoría de Campo Grande. A estos jóvenes que inician la vida Religiosa les manifestó con claridad: “Queridos jóvenes, no somos salesianos para hacer cosas, somos salesianos para testimoniar con nuestra vida lo importante que es Dios, para testimoniar que somos para Dios y que queremos donar nuestra vida”.

Una de las actividades del X Sucesor de Don Bosco fue la visita al Museo de “las Culturas Don Bosco”, ubicado en el Parque de las Naciones Indígenas. Tras la ceremonia participaron de una visita guiada, durante la cual el presidente de la Fundación Cultura destacó la importancia del Museo. “Estamos agradecidos por todos los años de trabajo de los salesianos por rescatar la cultura de nuestro pueblo. Campo Grande tiene un gran afecto por el Museo, porque es la memoria de nuestro Estado”, dijo don Mara Caseiro, presidente de la Fundación.

En este último día, el Rector Mayor clausuró la visita a la Inspectoría Salesiana de Campo Grande. En la Parroquia San Juan Bosco, una multitud compuesta por jóvenes salesianos en formación, miembros de los diversos grupos de la Familia Salesiana, celebraron junto con el Rector Mayor la gratitud por los cinco días de su recorrido por Mato Grosso saludando, animando y bendiciendo cada presencia salesiana.

La Visita de Animación finalizó con una noche de homenaje en el Teatro Don Bosco con la presentación musical por parte de los alumnos de la Escuela Don Bosco, la visualización del vídeo sobre los 125 años de la Misión Salesiana en Mato Grosso y con la entrega de la Cruz misionera a los jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano. Al final del evento, el Rector Mayor realizó un selfie con todos los presentes, despidiéndose paternalmente de cada grupo de la Familia Salesiana.

Concluyendo la ceremonia y con la presencia de una gran cantidad de personas, el Inspector don Gildásio Mendes agradeció la presencia del Superior Mayor: “La palabra más pronunciada por el Rector Mayor durante su visita fue ‘corazón’. Fui testigo, como Inspector, de la teología del amor, de la teología del corazón y, por tanto, de su entusiasmo y de su alegría contagiosa. Ahora, queremos pasar del corazón de la Virgen, del corazón de Jesucristo y del corazón de Don Bosco al corazón del Padre Ángel. Cuando tome el avión de regreso a Italia, que lleve en su corazón de Padre y de Rector Mayor el corazón de cada uno de nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.