El Rector Mayor pide en el Sínodo de los Obispos “ser cercanos a los jóvenes para que escuchen el susurro de Dios”

El Rector Mayor de los salesianos, Ángel Fernández Artime, en su intervención el 17 de octubre en el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional pidió a los padres sinodales ser cercanos a los jóvenes para que escuchen el “susurro de Dios” y para que sientan que “Jesús les ama y les acoge siempre”.

Relató que al visitar las iniciativas que la congregación tiene en el mundo, ha podido ver muchas iglesias “llenas de jóvenes inmigrantes y sus familias”. Y añadió “es necesario hablar de los jóvenes como Iglesia con una palabra fuerte, decidida, y atrevida en su favor en todas las naciones de nuestras Iglesias locales”.

“Los jóvenes deben sentir que ni queremos dirigir sus vidas, ni dictarles cómo deben vivir, sino que queremos compartir con ellos lo mejor que tenemos que es: Jesucristo el Señor. Han de sentir que estamos aquí para ellos, si nos lo permiten, compartiendo sus gozos y esperanzas, sus alegrías, dolores y lágrimas, su confusión o su búsqueda de sentido, su vocación, su presente y futuro”, destacó.

Para concluir invitó a los padres sinodales a ser cercanos a los jóvenes y que se sientan queridos por la Iglesia. “Nuestros jóvenes deben escucharnos decir que les queremos y que queremos hacer camino de vida y de fe junto a ellos”, insistió.

Otros obispos salesianos han intervenido en el Sínodo como Joaquim Mendes, Obispo auxiliar de Lisboa y presidente de la Comisión Episcopal de los Laicos y la Familia de la Conferencia Episcopal Portuguesa, quien afirmó que «es necesario ofrecer a los jóvenes espacios de acogida, intercambio y corresponsabilidad dentro del plan pastoral de las parroquias, movimientos católicos y escuelas, incluyéndolos en grupos pastorales, en los órganos pastorales de comunión y participación, como los consejos parroquiales, y asignarles roles de responsabilidad y liderazgo”.

Monseñor Patrick Buzon, Obispo salesiano de Bacolod, en Filipinas, presentó una intervención en el Sínodo, centrada en dos preguntas dirigidas a los jóvenes:«¿Cómo estás?» y ¿Cuál es vuestro deseo más profundo?” y recordando el pasaje del joven rico y su diálogo con Jesús quien no da una respuesta directa a la pregunta de los jóvenes, sino que simplemente le dice las condiciones necesarias para encontrar la respuesta.

El salesiano y Secretario Especial del Sínodo, Rossano Sala, explicó en su intervención el valor del discernimiento que el Papa ha pedido a los Padres sinodales: “El Papa Francisco introdujo un cambio de procedimiento, estableciendo que, durante el trabajo de la Asamblea, cada cinco intervenciones se tiene tres minutos de silencio. Considero que es una elección valiente y profética: es la aclaración de que el método de trabajo del discernimiento es una metodología espiritual. No es simplemente una técnica, sino un evento espiritual”. “El silencio es absolutamente necesario para hacer que las palabras escuchadas resuenen en el corazón. Una de las cosas más interesantes que los jóvenes han expresado en los dos años de la fase pre-sinodal es la gran ‘sed’ de silencio y de contemplación” añadió.

Por su parte, Luc Van Looy, saleisnao y obispo de Gent, en Gante (Bélgica) dedicó su intervención al arte de acompañar, como una actividad diaria. “Los grandes y los santos educadores nos dicen que la regla fundamental para acompañar a los jóvenes es estar presente en sus vidas en todo momento. En lugar de considerarlo como una forma de control, es el camino de la amistad y de la confianza, como hizo Jesús, que pasó todo su tiempo con sus discípulos».

 

1 opinión en “El Rector Mayor pide en el Sínodo de los Obispos “ser cercanos a los jóvenes para que escuchen el susurro de Dios””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.