En un tiempo de crisis, la celebración de la «Virgen de los tiempos difíciles»

La «Virgen de los tiempos difíciles»: esta es la definición que ayer, domingo 24 de mayo, el Rector Mayor, P. Ángel Fernández Artime, ofreció en su homilía durante la Eucaristía dedicada a los jóvenes por la fiesta de María Auxiliadora, celebrada en la Basílica de María Auxiliadora de Turín-Valdocco.

Estos son tiempos difíciles para toda la humanidad, afectados de diversas maneras, pero unidos por la pandemia del coronavirus. El virus ha afectado y movilizado al mundo salesiano y a todas las comunidades civiles y religiosas. Más de 50 Salesianos han muerto a causa de la enfermedad; con escuelas cerradas y el cansancio de la educación a distancia, ayuda a los desposeídos de alimentos en los países más pobres, protección total reservada a los niños sin familia ni hogar, actividades pastorales reinventadas en la forma… Cuando sea posible, movilización de los jóvenes de los oratorios y las escuelas para poner en marcha instalaciones de atención sanitaria, formación para la prevención del contagio…

Toda esta vasta realidad subió al altar de María Auxiliadora en un día que trató de ser el menos diferente de los otros de la tradición, pero al mismo tiempo el más cercano al momento histórico y espiritual actual. Este fue también el primer domingo en Italia para la reapertura de las iglesias para las celebraciones del pueblo, un punto de inflexión- que se espera que sea positivo según la lógica humana y que realmente se puede esperar según la fe en Dios Padre- frente a la pandemia.

El tema de la confianza en Dios se reconstruye cuando «tocamos la precariedad de la condición humana, descubrimos los tesoros contenidos en las vasijas de arcilla», dijo Ángel Fernández Artime.

Casi como complemento a esta reflexión, la del arzobispo de Turín, monseñor Cesare Nosiglia, quien destacó cómo María también observaba todo lo que sucedía y lo guardaba como voluntad del Señor: «Tampoco podía entender el significado de lo que le sucedía a Jesús, pero confiaba en lo que Dios también realizaba a través de ella».

No hay rostros desesperados, pero sí muchos que imploran en los fieles que asistieron a la basílica y a los patios de Valdocco en este día. Muchas confesiones, que a veces liberaron el llanto; pero también mucha esperanza, ligada al reconocimiento en María de la mujer que compartió el dolor humano y que contribuyó a superarlo en el sacrificio de su Hijo.

El Rosario vespertino, con aportes de Roma y Centroamérica, para indicar la universalidad de la Familia Salesiana, con la Madre Yvonne Reungoat, Madre General de las Hijas de María Auxiliadora en primer lugar, fue ciertamente un pasaje más que simbólico, casi una trama, para el futuro de esta celebración, que esta vez tuvo que renunciar a la «grande y bella procesión», como dijeron los representantes de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) que completaron la última decena del Rosario.

Pero esto no impidió que la estatua de la Madre ayudando a sus hijos fuera llevada a la puerta de comunicación entre el templo y la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.