F-a-m-i-l-y

Caminando por la calle, tropecé con un señor desconocido en una esquina y todo porque ambos íbamos absortos con el móvil.

Una servidora le pidió mil disculpas, “perdón, perdón, no le había visto”.
Ya en casa, en el largo y estrecho pasillo, tropecé con mi hijo y le grité: “torpe, quítate, mira bien por donde vas”. Se retiró triste a su habitación, sin rechistar y no decir nada.

Y me paré a pensar: “Trataste al extraño y señor desconocido con cortesía y educación y con tu hijo no te portaste como debieras”.
Me acerqué a la cocina y encontré un precioso ramo de flores silvestres, al lado había un papelito que decía: “Son para ti, mamá, te quiero”.

Me sentí una miserable y lloré. Secándome las lágrimas me acerqué a la habitación de mi hijo con el precioso ramo, sin mediar palabra, le di un abrazo y un fuerte y cariñoso beso y le pregunté: “¿Son para mí?”. Su respuesta fue otra interrogación: “¿Para quién si no? Las cogí del campo, las vi, me gustaron y pensé en ti, son muy bonitas, sobre todo esas violetas moradas, ¿no, mamá?”

Le volví a dar otro abrazo mezclado con nuevos lagrimones y, calladita, puse las flores en un jarrón, a la entrada de la casa.

Después hablando del mismo tema, el hijo me comunicó que quería darme flores ahora y no, como muchos hacen, que las dan cuando uno ya no está.

Esta breve historia nos da a entender y tener muy claro que la familia es como un lujo, hemos de desvivirnos por ella, seamos padres, esposa, esposo o hijos.

He aquí el significado de la familia en todas las lenguas:

F-a-m-i-l-y
“Father and mother, I love you”
Papa y mamá, yo os amo.
Bella curiosidad de la palabra inglesa “family”.

Guárdala en el corazón, no la olvides y lleva a la práctica lo que significa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.