Familia Salesiana en salida

Del 24 al 27 de julio, El Escorial (Madrid) reunió a más de un centenar de miembros de la Familia Salesiana, en el marco de la XII Escuela de Delegados de Familia Salesiana. En ella han participado tres Inspectorías SDB (España-María Auxiliadora, España-Santiago el Mayor, Portugal-San Antonio) y dos de FMA (España-María Auxiliadora, Portugal-Nuestra Señora de Fátima). Junto con los Delegados había un significativo grupo de seglares invitados en representación de Salesianos Cooperadores, ADMA, Antiguos Alumnos de Don Bosco, Antiguas Alumnas FMA…

La Escuela se estructuró en torno a dos temas comunes: ‘El Sínodo de los Obispos de 2018 y la renovación de la Pastoral Juvenil. Líneas esenciales para una animación de los Grupos de la Familia Salesiana que facilite y prepare para trabajar en pastoral juvenil’ (Koldo Gutiérrez) y ‘El perfil del Delegado y de la Delegada de los grupos de la Familia Salesiana en esta hora de la Iglesia: La necesidad de una conversión misionera de quienes acompañan a la Familia Salesiana’ (Juan Carlos Pérez Godoy).

El resto de las conferencias se realizaron por grupos. Destaca, como en otras Escuelas, la importancia de los ponentes: Eusebio Muñoz (Delegado Mundial para la Familia Salesiana) y Jaume Bernardet para Salesianos Cooperadores; Pierluigi Cameroni y Renato Valera para ADMA; sor Gabriela Patiño (Delegada Mundial) y sor María Eugenia Arenas para las AA.AA. de las FMA; y Jaime Acero para los AA.AA. de Don Bosco.

Se propuso una metodología nueva. Con tiempo suficiente, todos los participantes recibieron todas las conferencias para que las leyesen y trabajasen personalmente antes de ir a la Escuela. Así, las exposiciones de los temas eran breves, dejando mucho más tiempo para el trabajo en grupos. De todo este proceso tenían que salir: un objetivo general y dos líneas operativas para los próximos tres años, hasta la celebración de la Escuela XIII.

Desde el punto de vista organizativo, la Escuela funcionó como en los viejos tiempos: Equipo Directivo (formado por todos los Delegados nacionales y regionales y dos Salesianos Cooperadores); con su director, su jefe de estudios… Además del trabajo de este equipo, destaca el trabajo en la Secretaría Técnica de Salesianos Cooperadores para que todo funcionase como un reloj.

La Escuela, además del exigente trabajo y del intercambio a todos los niveles, tuvo su parte lúdica con una salida a La Granja para ver en funcionamiento sus famosas fuentes y una velada muy salesiana donde se compartieron los productos típicos llegados de toda la geografía española y portuguesa.

Fotos: Raúl Fernández Abad (SS.CC.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.