Fernando Hernández, salesiano misionero, asesinado en Burkina Faso

Fue atacado con arma blanca por un antiguo empleado que había sido despedido hace dos meses.

En el ataque también resultaba herido el salesiano Germain Plakoo-Mlapa, que recibió heridas de gravedad de las que se está recuperando.

La muerte del misionero salesiano se ha debido a múltiples heridas de arma blanca provocadas por un antiguo cocinero, empleado de la obra durante siete años y que había sido despedido hace dos meses. El asesino ha sido apresado inmediatamente por las fuerzas de seguridad. Se da la circunstancia de ser el segundo salesiano asesinado en el país africano en tres meses después de que Antonio César Fernández fuera víctima de un ataque yihadista.

La Congregación Salesiana expresa su profundo dolor por la trágica muerte del salesiano, y quiere estar cerca de su familia y de los hermanos de su comunidad. Al tiempo que condena toda forma de violencia, se reafirma en su voluntad de seguir trabajando en estos países africanos, especialmente con la educación y evangelización de los jóvenes, para contribuir a su pleno desarrollo.

La obra salesiana de Bobo Dioulasso en Burkina Faso, donde el salesiano misionero asesinado era vicario y ecónomo, atiende un prenoviciado, una parroquia, un oratorio, una escuela profesional y una casa de acogida. La noticia ha causado gran consternación en todo el mundo salesiano.

Fernando Hernández, nacido el 8 de abril de 1959, era natural de Ledesma (Salamanca) pero cursó estudios de Formación Profesional en Urnieta (Gipuzkoa), donde su familia emigró cuando él era joven. Posteriormente, respondiendo a la vocación salesiana, cursó estudios de filosofía y teología. Se ordenó sacerdote en Santander y enseguida fue enviado a Benin como misionero.

Su vida ha estado ligada al desarrollo de las diferentes obras de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona (AFO), en las que ha trabajado por el impulso de la Formación Profesional. Como expresan algunos de sus formadores aquí en España: «Era un sacerdote con formación técnica, un perfil muy interesante para el trabajo realizado en los lugares a los que ha sido destinado por ser la Formación Profesional el motor del desarrollo para los jóvenes estudiantes y su entorno».

El funeral y posterior sepelio se celebrará en el propio país africano, tal y como el propio Fernando Hernández había expresado, en repetidas ocasiones, en el caso de que le sucediera algo. Hasta Burkina Faso desde Urnieta y Ledesma se desplazarán algunos de sus familiares acompañados por miembros de la Congregación Salesiana.

Los salesianos están presentes en Bobo Diuoulasso desde 1994, con un proyecto que se desarrolla de forma coordinada en tres localizaciones: un centro de atención para chicos y chicas de la calle, un centro de alfabetización y un centro de formación profesional con más de 300 alumnos.

6 opiniones en “Fernando Hernández, salesiano misionero, asesinado en Burkina Faso”

  1. Conocí a Fernando en Parakou donde llevé a varios jóvenes al centro de allí desde Materi. Alguno es profesor ahora en ese centro. La acogida calurosamente africana que siempre nos dispensó, su alegría y cercanía siempre me marcaron. Como tengo su mismo apellido los que nos veían decían que sí eramos hermanos… Le recuerdo con cariño y hoy tengo un profundo dolor. Hoy he ofrecido la Eucaristia por el… Por si necesita algo. Gracias Fernando

  2. Una pena, que PERSONAS ALTRUISTAS COMO EL, sean privadas de su vida y de seguir haciendo el bien a los demás. Incomprensible a OJOS HUMANOS. Solo Dios sabrá PO QUE. Un abrazo, mucho Ánimo a lis familiares y a toda la fa. Ilua Salesiana y ojalá que Dios haga germinar la sangre derramada de este misionero para que surjan otros que puedan un día sustituirle. Un abrazo

  3. Desde el Projecte juniors togo , con triste dolor, nos sumamos a las oraciones por el alma de Padre y amigo Fernando Hernandez quien nos ha acogido, junto a sus hermanos salesianos en la comunidad de Kara (Togo) haciendo posible la continuidad de nuestro proyecto de hermanamiento. El Padre Fernando, aunque parco en palabras, pero siempre eficiente, integro, recto , hospitalario y generoso con los viajeros que cada cierto tiempo hemos viajado a la diocesis togolesa para realizar nuestro trabajo de voluntariado. Desde el proyecto Togo no nos resta mas que ofrecer misa y plegaria por su alma y dando gracias a Dios por haber coincidido en nuestra vida: amigo Fernando, no te olvidamos; Dencanse en Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.