Haití, un país al borde del colapso

Haití es un caos al borde del colapso. El asesinato del presidente en el pasado mes de julio, un terremoto y una tormenta tropical en los últimos meses, además de las consecuencias de la pandemia y la crisis económica han hecho que Haití sea hoy un país fallido. La pobreza, el hambre, la falta de combustible y la violencia en las calles por las pandillas hacen muy difícil el día a día de millones de personas. “Haití se encuentra hoy al borde del colapso por la falta de instituciones, la inseguridad, la falta de productos básicos y la pobreza”, explican los misioneros salesianos que trabajan en el país.

Sin embargo, “los misioneros siguen ayudando a las familias más necesitadas tras el terremoto en la zona sur del país y estando al lado de los que más  necesitan apoyo”, explica Ana Muñoz, portavoz de Misiones Salesianas. “En la actualidad, la zona del sur del país se encuentra incomunicada”, dicen los misioneros. Las bandas se han hecho con el control de las carreteras y de muchas zonas del país. “Eso ha provocado que nuestros proyectos de emergencia se están viendo comprometidos por la imposibilidad de llegar hasta esas zonas y cada día que pasa, hay más personas que necesitan ayuda”, añaden los misioneros.

“Haití vive un gran vacío de poder desde el asesinato del Presidente el pasado verano y eso ha hecho que la inseguridad sea mayor. Además, Haití se enfrenta a una grave crisis económica a la que se añade la falta de productos básicos y de combustible”, explican desde Haití. “La situación es muy complicada porque el combustible es fundamental y cada vez que se oye que en alguna estación de servicio hay gasolina todo el mundo va como puede para conseguir algo. El caos es enorme”, dicen los misioneros.

A todo esto se suma la inseguridad creciente y el aumento de los secuestros. “No sólo se secuestra a extranjeros, también a personas haitianas. Y los rescates que se piden son enormes. La población no puede hacer frente a estos chantajes”, añaden.

Ante esta situación, desde Misiones Salesianas confía en que la paz y la estabilidad lleguen a Haití para que puedan continuar con la distribución de ayuda  y reparto de comida a las familias más necesitadas afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.