Juventud, entre el desempleo y la pandemia

Desde MISIONES SALESIANAS apostamos por los jóvenes y pedimos a los Gobiernos un compromiso verdadero con la juventud y su participación en la construcción del futuro postcovid.

“Sé lo que es pasar por una guerra y por necesidades. Pero hoy estudio Peluquería y sueño con poner un pequeño negocio para ayudar a mi madre y mis cinco hermanos”, explica John Obong-Too, refugiado en el asentamiento de Palabek y estudiante en el Centro Don Bosco. Jency es india y tiene 23 años, el coronavirus ha hecho que la Universidad cierre y ahora da clase a más de 40 niños y niñas de su barrio bajo un árbol. Neeva, también vive en India, se siente confusa. “Hace tiempo que no voy clase, no veo a mis amigos. El coronavirus me ha separado de mi vida”.

John Obong-Too, Jency y Neeva, como otros millones de jóvenes de todo el mundo, se enfrentan a la pandemia, la falta de acceso a la educación y a un empleo digno. En el Día Internacional de la Juventud, que celebramos hoy  12 de agosto, desde MISIONES SALESIANAS queremos reivindicar el papel fundamental que juegan los jóvenes como actores de desarrollo y de cambio. Además, queremos pedir a los gobiernos un verdadero compromiso con la juventud y la necesidad de que los jóvenes participen de la construcción del futuro poscovid.

Más de 200.000 jóvenes de todo el mundo reciben en la actualidad formación en algunos de los 830 centros educativos salesianos

Más de 1.200 millones de personas en el mundo son jóvenes de entre 15 y 24 años. Suponen un 16% de la población mundial y cerca del 14% se encuentra desempleado y el 21,5% ni estudia ni trabaja. “Los jóvenes se enfrentan a la falta de oportunidades y de acceso a la educación, el desempleo y a la pandemia. Pero queremos decirles que no están solos. Los misioneros salesianos en todo el mundo apostamos por ellos por su educación y su bienestar”, explica Eusebio Muñoz, director de MISIONES SALESIANAS.

Creemos que la educación y la formación de los jóvenes son fundamentales para que tengan herramientas para convertirse en verdaderos agentes de cambio. Más de 200.000 jóvenes de todo el mundo reciben en la actualidad formación en algunos de los 830 centros educativos salesianos. La educación técnica de calidad supone que a un 85% de los estudiantes encuentran un empleo al acabar sus estudios y que el 65% lo hacen de manera estable.

Es fundamental que protejamos a la juventud, que fortalezcamos su papel dentro de la sociedad, y que apoyemos su participación en la toma de decisiones y las instituciones para conseguir una juventud formada, activa y comprometida con la resolución de los problemas a los que nos enfrentamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.