La Asociación de María Auxiliadora peregrina a Turín por sus 150 años

El primer día de la estancia en Valdocco, fueron recibidos por Rafael Gasol, salesiano encargado de la acogida a los peregrinos de habla hispana. A los Asociados hizo una presentación e introducción  de la Basílica.

En la jornada del día 5, participaron unidos con la Asociación Primaria de Turín Valdocco, en un momento carismático, formativo, impartido por Don Pierluigi Cameroni, SDB, Animador Espiritual  mundial de ADMA,  en el que les habló del origen de la Asociación. Celebraron gratamente encontrarse presencialmente con miembros del Consejo de la Asociación Primaria y su presidente, don Renato Valera. Después de los saludos, ADMA España proyecto un vídeo en el que se contaba los orígenes de ADMA es España, la distribución actual y  algunos momentos significativos de la vida de las Asociaciones repartidas por la geografía española.

ADMA Primaria, mediante una presentación, explicó el camino que van recorriendo con las familias, los jóvenes y con los asociados senior.

Los Asociados y Asociadas de ADMA celebraron una preciosa Eucaristía preparada en castellano e italiano, que estuvo presidida por Don Pierluigi Cameroni y concelebrada por todos los salesianos de Don Bosco que les acompañaron, presentaron al Señor las ofrendas y obsequios que después se entregarían como recuerdo del 150º Aniversario y de su presencia en Valdocco. Seguidamente compartieron un momento de ágape festivo y una velada salesiana.

La ADMA en España da las gracias a Dios y a nuestra Madre Auxiliadora por  tantas personas que han precedido y han cuidado la comunión con nuestra Asociación Primaria. Don Pieluigi Cameroni dijo haber sentido en todos los años que acompaña la Asociación una gran cercanía y receptividad a todas las iniciativas, documentos y eventos preparados por la Primaria y la respuesta de las ADMA de España. Les invitaron a participar en el VIII Congreso Internacional de María Auxiliadora que se celebrará en Argentina del 7 al 10 de noviembre de 2019 en Buenos Aires.

Los peregrinos visitaron Chieri, recordando la juventud de Don Bosco, sus años de formación en el seminario. Celebraron la Eucaristía en la Catedral en el altar de Santa María de la Grazie, predicada el Padre Inspector de la Inspectoría Santiago el Mayor, don Juan Carlos Pérez Godoy, recordaron las bases de la santidad salesiana, centrada en Dios, con capacidad de aguante, paciencia y mansedumbre, alegre y agradecida, audaz, se vive en comunidad y está en oración constante con Dios en lo cotidiano. Por la tarde visitaron el Colle Don Bosco, la Casita de Don Bosco y el Prado del Sueño, la acogida y presentación la realizó el salesiano don José Mª Martinez. Celebraron una oración ante las Reliquias de Don Bosco que tenía como fondo el Sistema Preventivo, en las relaciones como Asociados, como familia y en la misión, la caridad entre los que mandan y la caridad entre los que deben obedecer, haga reinar entre la ADMA el espíritu de San Francisco de Sales.

Visitaron también Mornese para conocer y profundizar en el camino de discernimiento vocacional de Santa María Dominica Mazzarello, su encuentro con Don Bosco y el nacimiento del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (FMA). La comunidad de Hijas de María Auxiliadora les recibió con una cariñosa bienvenida. Sor Isabel Pérez, Vicaria y Delegada Inspectorial de las Hijas de María Auxiliadora en la Inspectoría de España que acompañó durante toda la peregrinación, leyó las palabras que les dirigió, con motivo de esta peregrinación a Mornese, Sor María Luisa Miranda, Consejera General para la Familia Salesiana de las FMA a nivel mundial. Celebraron la Eucaristía en el templo de Santa María Mazzarello, en la que dieron gracias a nuestro Señor por la vida y el don de Madre Mazzarrello, y por la fundación por Don Bosco del Instituto, como monumento vivo del amor a María Auxiliadora.

Se despidieron en la Basílica de María Auxiliadora en Valdocco con una Eucaristía. Esta peregrinación llegó a su fin en tierras de Turín donde pudieron ver como Don Bosco y Madre Mazzarello descubren a Dios en su vida, se sintieron amados por Él, y descubrieron el plan de Dios, se sintieron llamados a llevar el amor de Dios a todos los hombres en especial a los jóvenes. En toda su vida se sintieron acompañados y guiados por nuestra Madre Auxiliadora, al igual que la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) en estos 150 años de vida.

Esta peregrinación no termina aquí, los Asociados y Asociadas están llamados a transmitir lo vivido en las Asociaciones locales, a realizar una reflexión creyente salesiana, que impulse a la misión de estar en salida por los jóvenes y las personas más vulnerables y débiles.

Fotos: Alejandro Viñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.