La Fundación BoscoSocial trabaja para contribuir a mejorar la justicia social

El 20 de febrero, día Mundial de la Justicia Social para recordar en promover el pleno empleo y el trabajo digno, la igualdad entre los sexos para lo que es necesario eliminar barreras de género, edad, raza, etnia, religión, cultura y discapacidad.

BoscoSocial agrupa el trabajo de tres entidades de plataformas sociales en varias comunidades autónomas: Boscos en el País Vasco, Navarra, La Rioja y Cantabria; JuanSoñador en Galicia, Asturias y Castilla y León; y Pinardi en Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha.

Entre los diferentes programas apoyados por BoscoSocial destacan los dirigidos a migrantes tanto en lo referente a formación para un mejor acceso al mercado laboral, como en apoyo social con la creación de grupos de relación entre personas migrantes para integrarse mejor en el país al que han llegado.

Federación Pinardi con los jóvenes migrantes
ABDALAH, joven palestino de 24 años procedente de un campo de refugiados en el Líbano forma parte de uno de los proyectos de la Federación Pinardi de Madrid. “Para llegar aquí tuve que atravesar Qatar, Etiopía, Dubai, Brasil, Panamá, Ecuador y España como destino final. Cuando conseguí llegar a Madrid, después de un viaje de casi 2 meses volando, pensé que ya todo sería fácil, y ahora entiendo que la dificultad no estaba en el viaje, está en mi día a día, en el aprender un idioma, sin haber ido apenas al colegio, a entender cómo funciona un país y su sistema de acogida, esperando que aún se decida si puedo quedarme aquí después de casi 1 año de mi llegada, y sobre todo sufriendo en la distancia la situación que sigue viviendo mi madre y hermanos en el campo del que yo logré escapar”.

Es en Pinardi, una de las tres entidades que forman parte de BoscoSocial, donde ABDALAH está dando todos esos pasos ayudado por educadores, formando parte de un proyecto que busca ofrecerle todo lo que necesita en el país que ha elegido para salir de su situación de injusticia.

Malaikas, mujeres en situación de vulnerabilidad
A bastantes kilómetros de la capital, en Galicia, pero con el mismo objetivo la Fundación JuanSoñador, también de BoscoSocial, trabaja con el proyecto Malaikas dirigido a mujeres de entre 19 y 75 años en riesgo de exclusión social, en situación de vulnerabilidad y de diversas nacionalidades. El programa se desarrolla en A Coruña, Ourense, Lugo y Vigo. En 2019 participaron más de 650 mujeres de más de 45 nacionalidades.

Malaikas busca romper el aislamiento de las mujeres migrantes, proporciona espacios de encuentro, crea círculos, redes y alianzas, que favorecen el empoderamiento de estas mujeres para afrontar sus proyectos de vida dentro del proceso migratorio.

“Ha sido una experiencia muy bonita, me ha llenado de positivismo, me he hecho una mujer más segura… Yo normalmente nunca hablo así, no me gusta, me pongo muy nerviosa… Pero en este momento siento que tengo que hacerlo, para agradecer (…). Realmente me siento muy emocionada, contenta y creo que hay que echarle siempre para adelante. Estoy feliz de haber conocido a estas chicas también (…), porque no conocía a nadie, y para mí, ahora, son mis amigas. Y espero que esa amistad siga, siempre. Me emociono…”, afirma una de las participantes y otra añade: «Venimos siempre buscando un futuro distinto al que nos ha tocado vivir en nuestros países. Lamentablemente nos toca salir y buscarnos la vida. Me gustaría decirles que nunca decaigan, que sean fuertes, que sigamos siendo estas guerreras que somos.»

En Bilbao, “alojamiento compartido”
En Bilbao, la Fundación Boscos –también de BoscoSocial- cuenta con el proyecto “Zuen Etxean” Acogida y acompañamiento en la inserción social, para jóvenes en situación de vulnerabilidad, a través de la convivencia en recurso de alojamiento compartido con una Comunidad Salesiana.

“Para estos jóvenes, afirma un salesiano que comparte vida con ellos, este tiempo con nosotros es como un “oasis” donde poder retomar con más clama su vida, sus decisiones, y seguir luchando por ese sueño que, por diferentes motivos, no pueden conseguir en sus lugares de origen; o que no han visto factible estando allí, y que ahora, desde la lejanía y con otro tipo de experiencia, algunos ven que pueden abordarlo de otra manera”.

Las opiniones de los propios jóvenes hablan de justicia social desde lo más básico hasta lo que para quienes siempre lo han disfrutado puede parecer lo más trivial, desde “Gracias al proyecto tengo una habitación” a “Gracias a esta casa puedo jugar al fútbol”, pasando por la posibilidad de opinar, por la sensación de respeto y de poder vivir con tranquilidad, en esta casa “he podido pensar lo que quiero hacer con mi vida”.

Fundación BoscoSocial
Los proyectos de BoscoSocial abarcan programas de atención socioeducativa y protección social a menores y jóvenes migrantes o en riesgo de exclusión, así como a sus familias; programas de educación, formación e inserción laboral; programas de emancipación juvenil; programas de atención a personas refugiadas y minorías étnicas, etc y todos ellos inciden en una medida u otra en mejorar la justicia social. Más de 14.000 personas (preferentemente niños y niñas, adolescentes y jóvenes en riesgo de exclusión social) y casi 1.400 familias reciben atención gracias a la labor de más de 400 educadores y personal contratado y más de 230 personas voluntarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.