Las Escuelas Salesianas de Segunda Oportunidad afrontan el reto educativo de este nuevo curso

Alrededor de mil jóvenes, que abandonaron el sistema educativo, logran reconducir su trayectoria gracias a este tipo de escuelas implicadas en el desarrollo de las competencias de los estudiantes.

Estar a la altura de las circunstancias durante esta nueva etapa no va a resultar nada fácil en el campo formativo. Pinardi y Juan Soñador, entidades acreditadas en la Asociación Española de Escuelas de Segunda Oportunidad, se preparan para ello.

Estas instituciones movilizan todas las energías para promover y desarrollar un modelo que restaura la confianza de los jóvenes en el futuro. A través de un itinerario personalizado, los jóvenes sin empleo y/o formación desarrollan una serie de competencias básicas para integrarse en el mundo laboral y volver a ganar la confianza en sí mismos.
¿Por qué son tan necesarias estas entidades?

CONOZCAMOS LOS DATOS

El porcentaje de abandono escolar temprano en España se sitúa en el 17,3% en jóvenes entre los 18 y 24 años, la cifra más alta entre los países miembros de la UE. Este grupo lo forman jóvenes que deciden no continuar sus estudios postobligatorios o nos los terminan de completar, incluyendo por tanto a aquellos que abandonan sus estudios tras haber obtenido la ESO (10,9%) y quienes los interrumpen sin conseguirlo.

El bajo nivel educativo de estos jóvenes dificulta su integración en el mercado laboral. Constituyen algo más de la cuarta parte de los ocupados de esa edad (26,5%), y sin embargo, representan cerca de la mitad de los parados jóvenes (43,3%).

UNA CARENCIA MANIFIESTA EN EL SISTEMA

Hay que reconocer que el sistema educativo actual no siempre da respuesta a todos aquellos casos que se desvinculan del proceso reglado. Miles de jóvenes abandonan cada año su camino en la formación, negados ante un proyecto en el que no encuentran la motivación o el atractivo necesarios para continuar.

El proceso y las circunstancias de cada estudiante son únicos, y dependen de numerosos factores. Pretender su desarrollo integral requiere de un sistema flexible capaz de valorar sus limitaciones, incentivar sus habilidades y desatar su potencial.

POR QUÉ LA ESCUELA DE 2ª OPORTUNIDAD

Estas entidades se implican plenamente para el desarrollo personal de las competencias del estudiante. Ofrecen un entorno laboral real desde el primer minuto, con profesionales del sector capaces de elaborar una propuesta atractiva y acabar con la grieta de la desmotivación. Los jóvenes logran reconducir su trayectoria, consiguiendo un puesto de trabajo o continuando con sus estudios para especializarse.

Acuden negados, algunos sienten que no valen. El sistema no ha logrado buscarles su hueco. Nosotros queremos ser una luz en su camino, atajar el problema de raíz para hacerles ver que la puerta sigue abierta. -Indica Sonia Martín, coordinadora del Área de Empleo de Pinardi.

LA HUELLA SALESIANA

La inspectoría salesiana Santiago el Mayor cuenta con dos entidades acreditadas en la Asociación Española de Segunda Oportunidad (E2O).

La primera de ellas, Pinardi, acreditada desde el 2018, ofrece esta vía educativa en seis de sus casas de Madrid. En total, 80 educadores han proporcionado un itinerario formativo a un total de 888 jóvenes, lo que representa el 11% del total del alumnado de E2O.

La segunda, JuanSoñador, fue acreditada a principios de este mismo año, siendo el primer centro en lograrlo en la Comunidad de Castilla y León. Tras haber atendido a más de un centenar de jóvenes el curso anterior, la fundación pretende doblar sus cifras para este nuevo curso.

Ambas entidades insisten en garantizar una educación personalizada y cercana, manteniendo una ratio profesor-alumnos de 1/11 y 1/15 respectivamente. Ofrecen formación en sectores como la restauración, turismo y ocio, logística, confección textil, mecánica y electricidad, transporte o el sector servicios.

EL RETO DE ESTE NUEVO CURSO

Debido a las actuales circunstancias educativas derivadas del Covid-19, mantener un itinerario de calidad es más complicado.

La pandemia ha evidenciado la brecha digital que afecta a gran parte de la población. No estamos preparados para una educación online. En ocasiones no existen los medios necesarios, y hay estudiantes que se quedan atrás. Nuestros equipos han de reinventarse para seguir dando una respuesta de calidad a sus necesidades. – Edurne Cerrato, coordinadora del Área de Empleo de JuanSoñador.

Estas entidades han tenido que adaptarse totalmente a un proceso educativo online. Manteniendo el seguimiento personal de cada alumno y transportándoles al entorno laboral mediante prácticas online con profesionales, ambas fundaciones han conseguido salvar el curso escolar.

Ahora se preparan para el próximo curso, estableciendo aquellas medidas necesarias para garantizar una vuelta segura. Gracias al esfuerzo del personal docente y de aquellas empresas que insisten en apostar por estos proyectos, miles de jóvenes volverán a encauzar su formación en esta nueva etapa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.