LIBERTAD, el nuevo documental de MISIONES SALESIANAS presenta la realidad de los menores en la cárceles

Más de 1,2 millones de menores en el mundo se encuentran privados de libertad en cárceles,
comisarías y centros de internamiento.

La mayoría sin juicio, sin antecedentes y por hechos como dormir en la calle. Carecen de asistencia legal, nadie sabe que están allí y lo peor de todo es que comparten celdas con adultos acusados de delitos de sangre o violencia sexual.

Los niños, niñas y jóvenes que son privados de libertad ven cómo sus derechos son violados sistemáticamente. Son tratados como delincuentes cuando lo que necesitan es apoyo y asistencia social.

Cientos de menores viven en cárceles rodeados de adultos. La presunción de culpabilidad los condena a ese infierno en el que los abusos y la insalubridad se encargan de convertirlos en invisibles. Muchos mueren sin esperanza o dejan de comer para no sufrir más.

LIBERTAD, nuevo documental dirigido por Raúl de la Fuente

Conoce sus historias en ‘Libertad’, el último corto documental, dirigido por Raúl de la Fuente, que nos introduce en el infierno de la cárcel de Pademba y que se estrenará en directo el 16 de septiembre en el canal de YouTube de MISIONES SALESIANAS.

En muchos países de África, América y Asia los misioneros salesianos acompañan a estos menores y se preocupan por su situación. Les ofrecen atención legal y sanitaria, alimentación, acompañamiento espiritual y educación para su reinserción en la sociedad al salir de prisión.

La prisión de Pademba, la cárcel de la capital de Sierra Leona, es sólo un ejemplo del trabajo que realizan con menores y jóvenes en otras cárceles del mundo.

MISIONES SALESIANAS con el estreno de LIBERTAD lanza la campaña: “Inocencia entre rejas”

Los expertos hablan de la necesidad de buscar fórmulas para que los niños y jóvenes que hayan cometido un delito no entren en contacto con el sistema penitenciario de manera innecesaria. Desde Naciones Unidas proponen sanciones, sesiones de asesoramiento, prestación de servicios a la comunidad, libertad vigilada, órdenes de supervisión…

“El gran desafío es entender que para acabar con la violencia necesitamos ser capaces de transformar el corazón del agresor y dejar de pensar en la venganza”, afirma Agnaldo Soares, misionero salesiano que trabaja con menores en conflicto con la ley en Brasil.

Y transformar a los jóvenes a través de la educación es la propuesta de los misioneros salesianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.