Llegó para quedarse

En junio creíamos que esto del Covid19 se iba a quedar solo en un mal recuerdo, en una pesadilla, y estamos a finales de septiembre desbordados por los rebrotes y con una sensación de impotencia para controlarlo, mientras esperamos la vacuna como el maná los israelitas en el desierto. Esta situación ha generado reacciones extremas entre el personal: los que no acaban de creérselo y juegan con fuego en concentraciones y fiestas y los que han quedado bloqueados por el miedo y no se atreven a moverse y salir de casa.

El virus parece que está a gusto entre nosotros, que ha venido para quedarse, o para quedarse más tiempo del que nosotros pensábamos y que tendremos que aprender a convivir con él, haciéndole un hueco en nuestras actividades diarias y gestionando la angustia y la inseguridad que genera en nosotros de manera que seamos capaces de vivir razonablemente felices en esta situación tan adversa. Eso supone un esfuerzo psicológico para mucha gente y por eso es importante tener en cuenta algunas pautas que los entendidos en el tema nos aconsejan para lidiar mejor con la  angustia y la inseguridad.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar que la inseguridad es una reacción normal y adaptativa ante una situación imprevista, que no podemos o sabemos controlar y que nos puede servir para conocernos mejor y poner en marcha recursos para reducir esa situación. Sería aquello del refrán: “no hay mal que por bien no venga” o lo de San Pablo “para los que aman a Dios todo les sirve para bien”. Es importante, también,  limitar el consumo de información para no caer en la tragedia y dramatismo. Es cierto, que resulta casi imposible abrir la radio o la tele o cualquier periódico  y no encontrar cifras de miles de infectados y muertos en toda la geografía española y en el mundo mundial. Pero convendría, según los psicólogos, no sobreexponerse a la información. Es decir, dedicar un tiempo concreto por la mañana o por la noche para consultar información en fuentes fiables, algo nada fácil.

Vivir el presente es un arte que podemos mejorar en este tiempo tan especial. Tratar de solucionar y afrontar el aquí y el ahora y no tratar de resolver lo que tememos vaya a suceder en el futuro. Es en el presente en donde podemos actuar y  realizar acciones concretas y sencillas para el autocuidado y el cuidado de nuestras personas queridas. De todas maneras es normal que nos preocupemos por lo que va a pasar la semana que viene pero preocuparnos no es dramatizar, generando pensamientos negativos o exagerados.

El Papa Francisco nos recuerda que la alegría es una actitud importante en tiempo de incertidumbre y que está ligada a la vivencia de Dios como Salvador, en la alegría de sabernos salvados, en la esperanza, pero salvados.

Mateo del Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.