Los Ejercicios Espirituales anuales del Consejo General se celebraron en Vallombrosa (Italia)

Del domingo 27 de junio al sábado 3 de julio, el Rector Mayor, don Ángel Fernández Artime y el resto de miembros del Consejo General, realizaron una semana de Ejercicios Espirituales en la Comunidad Monástica de Vallombrosa, en la provincia de Florencia (Italia). Las reflexiones, inspiradas en el pasaje evangélico “Si alguien viene en pos de mí …” (Mc 8,34; Mt 16,24; Lc 9,23) fueron dirigidas por el biblista y salesiano sacerdote español, Juan José Bartolomé, y destacaron la gratuidad y la radicalidad como rasgos típicos de quienes quieren seguir a Jesús.

“Nuestro deseo de conversión se renueva en el retiro mensual y en los ejercicios espirituales de cada año. Es un tiempo de recuperación espiritual que Don Bosco considera parte fundamental y síntesis de todas las prácticas de piedad. (…) Estos momentos de gracia dan a nuestro espíritu una profunda unidad en el Señor Jesús y mantienen viva la expectativa de su regreso”, dice el art. 91 de las Constituciones Salesianas.

Días de espiritualidad, fraternidad y humanidad

Es precisamente en este espíritu que los miembros del Consejo General de la Congregación Salesiana se reunieron durante una semana, tomando un descanso del trabajo de la sesión plenaria de verano, para así recargarse de espiritualidad, fraternidad y humanidad.

Los días en Vallombrosa estuvieron marcados por momentos de oración, escucha atenta a la prédica de don Bartolomé, silencio para la reflexión individual, la Eucaristía y el compartir.

Las once meditaciones que llenaron los diferentes días iban desde el reconocimiento de la propia naturaleza como seres humanos pecadores hasta el escuchar la llamada de Jesús, asumiendo la opción de seguirlo a toda costa, confiando en María como maestra del discernimiento espiritual.

El programa de las diferentes jornadas, aunque caracterizado por la regularidad en las actividades y horarios, dejó espacio para algunos momentos especiales, como: la jornada penitencial del miércoles 30 de junio; el día individual del “desierto”, el jueves 1 de julio; y el compartir gozoso del sábado 3, con una visita a la ciudad medieval de Siena, antes de regresar a Roma.

Inmersos en la naturaleza, en un entorno de larga historia, rico en belleza y silencio, el Rector Mayor y los demás miembros del Consejo General pudieron vivir así una semana de discernimiento de la voluntad de Dios, de plena comunión y servicio mutuo, que seguramente beneficia también por sus funciones de animación a la Congregación y a la Familia Salesiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.