«Los jóvenes son necesarios para que la Iglesia recupere el dinamismo juvenil»

Pocos días después de la clausura de la Reunión Pre-Sinodal de los jóvenes, el salesiano Rossano Sala, secretario especial del Sínodo de los Obispos, explica el valor y el significado de este evento.

Pregunta. ¿Cuál fue el propósito de la Reunión Pre-sinodal?

Respuesta. Contribuir al buen resultado del Sínodo. Los muchachos se mostraron muy entusiastas y produjeron un documento que fue entregado al Papa el Domingo de Ramos y que terminará en manos de los Padres sinodales.

P. Incluso el Papa estuvo presente en la reunión…

R. El momento con el Papa fue muy intenso. En primer lugar, hizo posible que cinco jóvenes presentaran la realidad de la fe en cinco continentes; luego el papa pronunció un discurso programático sobre los objetivos del Sínodo y dejó en claro que los jóvenes son necesarios para que la Iglesia recupere un renovado dinamismo juvenil. No se puede tener una Iglesia joven -no solo en términos de edad, sino también en vigor y entusiasmo- sin los jóvenes.

A continuación, se llevaron a cabo los llamados «círculos lingüísticos»: 20 grupos de unos 15 muchachos y muchachas cada uno, desarrollaron los temas que surgieron en el tema pre-sinodal sobre la situación de los jóvenes de hoy, la comprensión de las palabras claves del Sínodo y las herramientas y las actividades pastorales de la Iglesia. Trabajaron allí durante dos días, antes de que un comité de redacción escribiera un primer borrador del documento final; luego lo discutieran nuevamente los jóvenes y finalmente lo completaran con las nuevas indicaciones recibidas. En resumen, se siguió una metodología muy interactiva, que involucró y entusiasmó a los jóvenes y les permitió dar lo mejor de sí mismos.

P. ¿De qué trata este documento?

R. En la primera parte, los jóvenes hablan sobre cómo se configura su personalidad en la actualidad, los acontecimientos actuales multiculturales y multirreligiosos, las nuevas tecnologías y su religiosidad, entre otras cuestiones. …

En la segunda parte expresaron cuál es su relación con Jesucristo y la Iglesia, trazaron su visión de la vocación y describieron las características de un adulto capaz de acompañar a los jóvenes.

Finalmente, en un tercero momento, trabajaron en los estilos que, según ellos, la Iglesia debería tener para el mundo y los jóvenes. Aquí sorprenden algunas cosas: por ejemplo, en términos de moralidad, en lugar de estar en contra de ciertas posiciones de la Iglesia, los jóvenes piden que la Iglesia los haga más explícitos.

P. ¿Tres palabras para definir estos días?

R. Comunión, alegría y esperanza.

Entrevista completa en el canal de Youtube de Info ANS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.