Manos Unidas premia a la salesiana Bernarda García en reconocimiento a todos los misioneros

«Entre todos podemos cambiar un poquito el mundo». Así se expresaba la misionera salesiana Sor Bernarda García tras recibir hace unos días, en el Auditorio Caixa Forum de Madrid, el Premio ‘Caminando juntos’ de Manos Unidas en representación de todos los misioneros y misioneras que trabajan por los más desfavorecidos en tantos lugares del mundo.

Sor Bernarda lleva casi 40 años de labor misionera en África. Las ONGD Salesianas de España han colaborado con ella y le tienen una gran estima por su profesionalidad, su disponibilidad y su compromiso con el desarrollo en cualquiera de los países de la zona de África Occidental Francófona en los que ha trabajado.

Tras 40 años convocando sus premios, esta vez Manos Unidas ha decidido, en votación interna, las categorías y las personas a las que era justo reconocer su labor, su trabajo y su apoyo en la defensa de los más desfavorecidos. De esta manera, estableció once categorías de premios, que representan a todos los sectores que han hecho posible el trabajo de la ONG durante 60 años.

«Ustedes han salvado a estas niñas que antes vagabundeaban por las calles y ahora son chicas dignas, con una vida digna. Miles de jóvenes seguirán pasando por nuestros centros gracias a ustedes, a su sacrificio. Entre todos podemos cambiar un poco el mundo, dando de comer a los hambrientos, pero, sobre todo, dando una educación íntegra, la base del desarrollo», afirmó Sor Bernarda en una de sus presentaciones.

Al recibir el premio, la salesiana se mostró agradecida: «No tengo palabras para agradecer este gesto; gesto de la Providencia de Dios que ha marcado mi vida. Él está presente en todo. No merezco nada de esto, pero lo acepto en su nombre, por la congregación y por la niñas y jóvenes con los que trabajamos. Don Bosco decía en estas ocasiones: ‘Es la Virgen que ha hecho todo’. Gracias, que Dios los bendiga y que sigan haciendo el bien en todo el mundo».

La misionera canaria entregó como agradecimiento a Clara Pardo un ‘batik’ (técnicas de teñido) que representaba el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, milagro que gracias a Manos Unidas se sigue dando. Y finalizó su intervención revelando un secreto: «Este premio – dijo – será destinado a las chicas que se han quedado sin hogar en Abiyán, porque les han derribado sus casas y sus negocios».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.