María Mazzarello, ‘Maín’

Nuestra historia dice que en el transcurso de un viaje, el Padre Pestarino se encontró con Don Bosco, quien en ese momento se encontraba meditando acerca de la posibilidad de ampliar sus enseñanzas también a las niñas pobres. Pestarino, le contó la obra que realizaba junto con la joven María Mazzarello y lo invitó a conocerla personalmente. Así, el 7 de octubre de 1864, San Juan Bosco fue por primera vez a Mornese. Don Bosco constató que aquellas muchachas que dirigía el Padre Pestarino eran excelentes candidatas para ser religiosas, y con ellas fundó la Primera Comunidad de Hijas de María Auxiliadora, o salesianas, que hoy en día son más de 11.000 religiosas en 96 países.

El Papa Pío Nono aprobó la nueva congregación, el 5 de agosto de 1872. María Mazzarello fue superiora general hasta el día de su muerte, el 14 de mayo de 1881. Sus tres grandes amores fueron la Eucaristía, María Auxiliadora y la juventud pobre, a la que educó y salvó.

Una imagen de la Santa María Mazzarello se encuentra en la capilla de la Casa salesiana de formación Salesianos Coadjutores “ARTEMIDE ZATTI” dentro de la Residencia Salesiana “Martí-Codolar” un espacio donde se acogen personas refugiadas y migrantes. La tradición salesiana asegura que en este espacio, dedicado actualmente a capilla, fue donde Don Bosco descanso un momento después de la comida y antes de realizar la famosa fotografía del grupo con Don Bosco en Barcelona, el 3 de mayo de 1886. La mejor fotografía de Don Bosco.

La imagen de María Mazzarello de la “Casa Zatti” es una escultura en altorrelieve, talla en madera de cedro (árbol de Don Bosco), con decoración policromada teñida. La figura, a tamaño inferior real, representa un grupo de la santa acompañada de dos jóvenes. El autor de esta obra es el famoso escultor Joan PUIGDOLLERS(1927-2005)

La trayectoria del escultor catalán Joan PUIGDOLLERS está estrechamente vinculada a la familia Salesiana, especialmente de Barcelona. Fue alumno de la sección de escultura de las escuelas profesionales Salesianas de Sarriá, en la que creció personal y profesionalmente (se sentía orgulloso de que le llamarán “’escultor salesiano»). De alumno pasaría a operario, luego, a maestro de taller y de ahí a director de la sección de escultura, donde durante 50 años formaría y educaría a diversas generaciones de carpinteros y ebanistas en los Salesianos de Sarriá. Paralelamente, desarrollaría una destacada vocación artística como escultor, acunando un estilo propio, caracterizado por su figuración a través de planos, como podemos observar en esta presente escultura (altorrelieve), labrada en madera policromada . Como decía el propio Joan Puigdollers, «lo atribuyo al intento de tomar lo esencial de lo que quiero transmitir en la siempre difícil sencillez».

A lo largo de su vida realizó una extensa obra, de la que se contabilizan unas 300 imágenes, 160 relieves, 40 bustos y 30 grupos escultóricos. Trabajó asiduamente para los salesianos, de tal forma que entre su producción se encuentran unas sesenta imágenes de María Auxiliadora y cincuenta de san Juan Bosco. Una de las más relevantes es la estatua de San Juan Bosco en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona.

Joan Puigdollers i Olm (Vich, 2 de septiembre de 1927-Barcelona, 7 de diciembre de 2004) fue un escultor español, especializado en escultura religiosa, un artista cristiano, un escultor salesiano, un magnífico maestro y un buen padre de familia. Sin embargo, entre todos los calificativos que podrían añadirse a su nombre es significativo el que él mismo elegía: “un antiguo alumno salesiano”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.