OPTAR POR LA INFANCIA. Con invertir no basta

Hace unos días sentado ante un café con Paco Estellés (Coordinador Nacional de Plataformas Sociales Salesianas) y Koldo Gutierrez (Director del Centro Nacional de Pastoral Juvenil)  comenzamos a hablar sobre nuestra opción por la infancia. La opción que caracteriza a nuestras Entidades salesianas, sea la Confederación de Centros Juveniles Don Bosco de España, la Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales o nuestras Escuelas Salesianas.  Muchos de los discursos que escuchamos en diversos ámbitos sociales nos hablan de la inversión en la infancia, muchas veces quedándose en un aspecto meramente económico. Creo que es necesario y urgente, pero también creo que con invertir económicamente simplemente,  no basta.

La celebración del día universal de los derechos de la infancia es una oportunidad para fijarnos en un mundo en continua evolución y optar la infancia. La mayoría de las veces vemos en la infancia a los destinatarios de nuestras atenciones pero, la jornada que hoy celebramos invita a fijarnos en la infancia también como protagonistas de este mundo en cambio.

La opción por la infancia, en el lenguaje evangélico nos habla de “los pequeños”, es parte sustancial del carisma salesiano. Nos dejamos inspirar por todo un Dios que opta por los pequeños: un pueblo pequeño esclavo en Egipto, al que después busca en Babilonia en la época del destierro. Ese Dios se hace pequeño en Jesús de Nazaret. Para los cristianos el abajamiento del mismo Dios en la pobre carne humana es el misterio central que orienta su razón de ser en la historia. El mismo Jesús invitó a poner a los pequeños en el centro de la comunidad apostólica. Y, desde entonces, la Iglesia siempre sabe que los pequeños y los pobres son el centro de su misión.

La opción de Dios por los pequeños se ha sustanciado en su actitud de escucha, de diálogo y de acompañamiento. Dios ha escuchado el grito de los pequeños, toma la resolución de liberarlos y acompañar los por los caminos de la vida. Dios es un Dios de diálogo que escucha y habla. Por eso, optar por los pequeños significa escucharlos, dialogar con ellos, buscar los mejores caminos de crecimiento, y acompañarlos por estos caminos.

Una mirada salesiana

La opción por la infancia y la juventud pobre, abandonada y en peligro ha estado siempre presente en el corazón y en la vida de la Familia Salesiana, desde los orígenes del Oratorio de Don Bosco hasta hoy. Dicha opción ha impulsado en todas partes una gran variedad de ofertas, de estructuras y de servicios en favor de la infancia y los jóvenes pobres y abandonados, siguiendo el compromiso educativo inspirado en el Sistema Preventivo.

La propuesta educativa salesiana nació en las calles de Turín ante el espectáculo de tantos niños y jóvenes abandonados por la primera sociedad industrial. Don Bosco, nuestro fundador, se vio interpelado por las carencias de aquellos jóvenes y dedicó su vida a darles una respuesta. Aquella primera experiencia ha llevado a encontrar su razón de ser en el servicio a la infancia y la juventud, sobre todo a los que están al margen de la sociedad, a los que no llega nadie porque no interesan.

Optar por la infancia es intrínseco a nuestra propuesta educativa salesiana. Los criterios que están en la base de nuestra Propuesta son los mismos que sustentan nuestra tarea educativo-pastoral en cualquier ambiente salesiano: el corazón oratoriano y el Sistema Preventivo.

El oratorio es la obra primera y típica del espíritu salesiano, como ambiente de tiempo libre, ofrecido a todos los niños y jóvenes, con ofertas educativo-evangelizadoras diversificadas y creativas. Pero lo más importante, es que es un talante, un estilo, una manera de ser y actuar de la Familia Salesiana. Se trata del “corazón oratoriano”, cercano a los niños y jóvenes de una zona en donde estamos presentes. Nos acercamos a ellos con el estilo del Buen Pastor para que se sientan queridos, y desde esta autoestima vayan forjando su futuro como honrados ciudadanos y buenos cristianos.

Don Bosco sintetizó la respuesta a la infancia y juventud en la experiencia educativa del sistema preventivo.  Se basa en el convencimiento de que la mejor manera de luchar contra las causas de desigualdad y exclusión es prevenirlas, mediante intervenciones adecuadas y en el momento oportuno. Se trata en el fondo de un “proceso educativo” que ayuda al niño, al joven a crecer como persona mediante propuestas que encaminan todas sus posibilidades y experiencias positivas del bien, de forma que se prevengan las experiencias deformantes y fomenta todo lo que favorece su dignidad personal haciéndole protagonista real de su historia.

La situación actual de nuestra sociedad nos desafía a buscar nuevos caminos, a ofrecer  respuestas a los niños, niñas y jóvenes en dificultad. Estos servicios se dan a través de nuestros Centros Juveniles, plataformas sociales y escuelas.

Optar por la infancia, una opción preferencial

Según lo dicho hasta el momento, para nosotros, entidades Salesianas implicadas en la educación integral de la infancia, y especialmente la más desfavorecida, la OPCIÓN POR LA INFANCIA forma parte de nuestro ser identitario y por lo tanto forma parte de nuestro ADN. Pero, ¿qué implica para nosotros en el contexto actual esta OPCIÓN preferencial?

Transcribo aquí, como respuesta a la pregunta, las opciones que entre todas las entidades salesianas hemos situado en una declaración conjunta con motivo de la celebración del día de la Infancia 2018.

  1. Optar por la infancia no es solo invertir el máximo de los recursos de cada Estado en políticas de infancia, es ir más allá de las obligaciones económicas, también necesarias y vinculadas al concepto de inversión recogido en la Convención de los Derechos del Niño.
  2. Optar por la infancia es incidir en que las administraciones y los distintos agentes sociales aborden realmente las dificultades con las que se enfrentan los niños y las niñas en nuestra sociedad.
  3. Optar por la infancia es promover la participación infantil como herramienta de incidencia política buscando fomentar todo lo que les favorece, su dignidad personal, un mayor compromiso y reconocimiento político y social, para que sean protagonistas reales de sus vidas.
  4. Optar por la infancia se convierte en un desafío para buscar nuevos caminos, ofreciendo respuestas a los niños/as y jóvenes en dificultad, creando entornos seguros y sistemas de protección que garanticen que nuestras organizaciones sean referentes de buen trato.
  5. Optar por la infancia es garantizar el derecho a la educación de calidad. Teniendo especial cuidado en garantizar la igualdad de oportunidades tanto en el acceso a esta como en la atención equitativa a  las niñas y niños que presentan mayores dificultades para afrontar su proceso educativo. Consideramos importante actuar contra el fracaso escolar, el abandono prematuro, la falta de perspectivas formativas una vez finalizada la formación obligatoria, etc.
  6. Optar por la infancia es atender las situaciones de riesgo en la infancia. Entendemos la exclusión más allá del mero significado económico, porque en ella se incluye la limitación en el acceso a educación, cultura, vivienda, falta de reconocimiento de la dignidad humana, etc.
  7. Optar por la infancia es garantizar el derecho al juego y al esparcimiento. Por ello, nuestras organizaciones promueven espacios de referencia para el desarrollo integral de las personas que son lugares privilegiados donde poder trabajar y reforzar el asociacionismo, la participación y el protagonismo infantil y juvenil.
  8. Optar por la infancia es dar voz y promover la ciudadanía. Apostamos por el crecimiento de los niños y niñas en todos sus contextos vitales, también como ciudadanos y ciudadanas, con una capacidad crítica y transformadora de su realidad, y cuyos derechos sean reconocidos política y socialmente por el resto de las personas.

Nuestra opción preferencial por la Infancia necesita gente como tú, como nosotros que renueve su compromiso con los niños y niñas para plantear en el trabajo conjunto un cambio de actitud que transforme la realidad y fomente el respeto de estos derechos en cualquier parte del mundo. Seguimos optando por la infancia, ¿te unes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.