Personas vitamina

En mi artículo anterior hacia una breve descripción de las personas tóxicas, también llamadas “personas vampiro”, como aquellas personas que a veces nos encontramos en la vida, en nuestras relaciones, y que al acabar nuestros encuentros tenemos la sensación de que nos hubieran chupado la sangre de nuestra psique por su negatividad y os hacía una invitación a separarlas de vuestra vida o a protegeros si no podéis separaros físicamente de ellas.

Hoy quiero hablaros de otro tipo de personas que, todo lo contrario, nos aportan salud y bienestar psíquico y las denominaremos “personas vitamina”.

Este título me lo ha sugerido un libro de la psiquiatra Marian Rojas Estapé titulado: “Encuentra tu persona vitamina” que puede sugerirnos datos interesantes para nuestra vida. Para la doctora Rojas, la “persona vitamina” es aquella que nos apoya y ayuda siempre, la que nos anima, nos inspira, la que nos transmite confianza, la que saca lo mejor de nosotros mismos.

Por eso, por las consecuencias tan fantásticas que tiene, invita a encontrar, hacernos conscientes y rodearnos de las “personas vitamina” de nuestra vida, porque “la felicidad está determinada por la capacidad que tenemos de unirnos o desunirnos a los demás”.

La vida que llevamos, sobre todo en las grandes ciudades, es bastante estresante y desgastante y suele intoxicar nuestro organismo y nuestro sistema inmune, por eso es importante, protegernos de las personas toxicas que nos critican, juzgan, ignoran humillan, agreden… y potenciar el encuentro y la relación con las personas que nos insuflan ánimos cuando estamos mal, que confían en nosotros, que se ilusionan por nuestras cosas incluso más que nosotros mismos, que nos dan paz en medio de la guerra. Si cuando estamos pasando un mal momento, un momento de una gran tensión, viene alguien y nos abraza esa persona es una “persona vitamina” que es capaz de producir esa vitamina de amor, calor y emoción en nosotros.

La pandemia puede que nos haya hecho más ariscos, miedosos, irritables, desconfiados, más egoístas. Hemos acostumbrado nuestro cerebro a la distancia y si alguien se acerca demasiado, nos ponemos automáticamente en estado de alerta. La pandemia nos ha cambiado y ha provocado un aumento de enfermedades mentales, trastornos psicológicos y suicidios…

Necesitamos volver a recuperar y promover los encuentros con esas “personas vitamina” de nuestra vida que nos aportan cariño, reconocimiento, miradas positivas, risas, abrazos, alegría de vivir. Eso es lo que te deseo para este 2022 que acabamos de comenzar. Que encuentres y disfrutes de tus “personas vitamina”, que seguro las tienes, y que a lo mejor no te das cuenta que están ahí. ¡Feliz y vitamínico año 2022!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.