¿Quién no se ha metido una rayita?

Me lo preguntaste hace unos meses, cuando cenábamos en Barcelona. “¿Quién no se ha metido alguna vez una rayita?” Me lo dijiste mientras íbamos a pedir los cafés. La verdad es que me dejaste entonces desconcertado. Estábamos tranquilamente tomando unas tapas. Tu compañera, que ya conocía tu historia, te miró entre escandalizada y sorprendida. Cuando te conteste, “Yo, por ejemplo. Yo no me he metido nunca nada, del Ducados no he pasado”, me contestaste que eso era distinto, que lo mío era otra cosa. Cambiamos de tema y pedimos los cafés.

No lo vas a creer, pero cosas que he vivido recientemente me han hecho volver a pensar en ti y en tu pregunta porque tengo la sensación de que esa pretendida normalidad con la que tú me hablabas, con tus más de 40 tacos, está pasando a muchos chavales que, con 14 o 15 años, dan la misma respuesta que tú cuando hablan de los porros y hasta de las rayitas o las pastillas. Y los veo así, tan sinceros y tan frágiles, que me da pánico pensar en lo que les pueda ocurrir.

Me parece que has olvidado, amigo, que muchos de tus compañeros, de los que veían normal el hachís y luego la rayita, se quedaron por el camino y pringaron de mala manera. Están ahora en el talego, o criando malvas o, en el mejor de los casos, en algún centro siquiátrico en donde les enseñan incluso a no mearse encima. Eran otros tiempos, es verdad, y cierto es que ha habido gente que, como tú, consiguió salir de aquella mierda con toneladas de ayuda, de cariño y de exigencia… pero muchos, tío, quedaron atrás. Por eso entenderás que cuando miro a los chavales jugar en el filo de la navaja con todo esto, como educador que los quiere apasionadamente, me entre un cierto canguelo.

¿Te has olvidado de los cinco chavales de tu barrio que, colocados de vete tú a saber qué, murieron abrasados en un coche, en una noche de juerga y de fiesta?, ¿no recuerdas al que recibió una paliza delante de su hijo de 8 años porque le debía dinero a aquellos tipos con los que había estado esnifando hasta las cejas el día anterior en una fiesta alucinante? ¿Tampoco recuerdas a tu vecina, que se rompió la crisma tirándose de la ventana aquella noche en la que tuvo un subidón memorable, ¿No recuerdas los nombres de esos críos que iban colocados por la mañana porque decían que iba bien para relajarse en clase?, ¿Te has olvidado de Víctor, que lleva desde los 13 años enganchado y ahora sigue en la cárcel porque cada vez que sale se mete unas rayitas con lo que roba hasta que le pillan y vuelve a la trena?

Ya sé que han pasado los años desde que compartimos aquellas movidas y sé que hay que mirar al futuro, pero tengo la sensación de que hay mucha gente que lo que quiere ahora es mirar hacia otro lado, porque en España, querido amigo, el tema de la droga no interesa para nada a muchos políticos. ¿Los has oído hablar de este tema en los debates cuando se presentan a las elecciones? ¿Has visto cómo hablan de nacionalismos, de financiaciones, de crisis, de política exterior, de corrupción, del pasado franquista, de la inmigración… y no mencionan nunca el tema de las drogas?, y eso que saben que nuestro país es el primer consumidor de cocaína del mundo… y eso que saben que los inocentes porros son hoy 16 veces más fuertes que hace 15 años. A pesar de eso, siguen financiando festivales, macro discotecas gigantes y eventos supuestamente culturales en los que la droga es lo habitual.

No tío, no. Esa normalidad con este tema es lo que está desgraciando la vida de tantos chavales. Hay una tolerancia pusilánime en muchas familias para marcar límites a sus hijos. No hay una preocupación seria ni una opción decidida para combatir la droga porque es más fácil dominar a los chavales haciendo que su máxima preocupación sea el horario de cierre de los bares. ¿Te imaginas qué pasaría si se manifestaran para pedir puestos de trabajo? ¿Te imaginas que denunciaran la venta de armas a países con dictaduras o los excesos de muchos mandatarios de todos los signos dando pelotazos inmobiliarios? ¿Te imaginas que se manifestaran para denunciar los programas basura o los insultantes sueldos de los futbolistas? No, es preferible que se preocupen más por otros temas; por la movida del fin de semana, por pillar alguna piedrita para alegrarse un poco cada día o por sacarse una pasta vendiendo yerba.

Por eso, querido amigo, no me vengas diciendo que meterse algo es lo normal. Piensa en tu hijo, que ahora tiene siete años y es una ricura, piensa que te oye esa expresión cuando tenga 15, cuando tengas que negociar con él para hablar de dónde se pone el piercing, de si quiere hacerse un tatuaje, de sus dispositivos electrónicos, de la hora de llegar a casa, de tantas y tantas cosas… ¿Te imaginas que te oyera decir que eso de meterse una rayita es normal?

Pues qué quieres que te diga. Llámame carroza, viejuno o lo que quieras, pero a mí no me parece normal que tantos chavales vayan siendo víctimas de los petas, las pastis, los tripis, la farlopa, la maría y tantos venenos. Yo entiendo que ellos se defiendan, que mientan, que digan que ya controlan y todo eso… pero manda huevos que lo digas tú y lo diga tanta gente respetable… permisivos hasta el límite y mirando hacia otro lado cuando tantos chavales se dejan la vida por esos putos porritos.

2 opiniones en “¿Quién no se ha metido una rayita?”

  1. Tengo 30 años y yo me meti una raya con 14 años, esa rayita como vosotros le llamáis me hizo perder todos los sentidos y no ser capaz de ser consciente de mi realidad durante 14 años de mi vida, pienso q la droga nunca se podrá erradicar por los ingresos enormes q genera, pero si se puede dar una buena educación a tod@s l@s jóvenes de este país. Después de 14 años de consumo y una vida nefasta como persona, hace dos años decidí dejar de consumir y descubrí un mundo totalmente desconocido para mi. MIS MIEDOS, MIS VERGÜENZAS, MIS INSEGURIDADES, MIS CAPACIDADES COMO PERSONA, MIS ASPECTOS PERSONALES TANTO POSIITIVOS COMO NEGATIVOS,SENTIMIENTOS, EMOCIONES, ahora he comprendido el porque de mi consumo y he comprendido lo importante q es para mi recuperación la educación, UNA BUENA EDUCACIÓN EMOCIONAL, Para mi opinión y mi experiencia es la base de toda educación,

  2. MI HIJO DE 17 AÑOS SE HA PASADO EL PRIMERO DE BACHILLERATO CONSUMIENDO Y EN JULIO LO HEMOS DETECTADO.INICIAMOS SEPTIEMBRE CON EL DISCURSO QUE LO HE DEJADO, NUNCA MAS.NO ESTOY PLENAMENTE CONVENCIDA, ESTE CURSO, NO SE CUANDO, PERO LE HARE PASAR UN ANALISIS DE ORINA…..
    CIERTO QUE PARECE QUE INTERESA QUE LOS ESTUDIOS DE LA ESO SE CONVIERTAN EN UN PLACEBO PARA NUESTROS HIJOS, LAS ESCUELAS SE HAN CONVERTIDO EN UN TORIL.
    NOS QUEDA DAR LAS GRACIAS A PROFESORES Y EDUCADORES QUE NO VIVIEN ASI LA ENSENYANZA Y LES DAN HERRAMIENTAS PARA SU CAMINO. .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.