Rector Mayor visita Venezuela animando a presencias salesianas en un momento sociopolítico complejo

Unos días antes del comienzo del Capítulo General 28 (CG28), que sumirá a la Congregación Salesiana en un proceso de discernimiento y análisis durante varias semanas bajo el tema ‘¿Qué salesianos para los jóvenes de hoy?’, el Rector Mayor, don Ángel Fernández Artime, se trasladó a Venezuela para realizar la visita de animación a la Inspectoría ‘San Lucas’ del 6 al 11 de febrero de 2020.

La primera recepción se realizó en el aeropuerto de Caracas-Simón Bolívar. Allí un grupo de niños recibió al Rector Mayor con cantos de “¡Salve Don Bosco Santo, joven de corazón!”. El Padre Inspector de Venezuela y un grupo numeroso de Salesianos lo acompañaron en este momento. Después, lo trasladaron a la Casa Inspectorial, donde fue recibido por jóvenes salesianos en formación inicial, miembros de la Familia Salesiana y estudiantes de la Escuela Técnica Don Bosco.

Uno de los motivos principales del viaje de don Ángel a Venezuela fue asistir a la toma de posesión como nuevo Padre Inspector del salesiano Rafael Montenegro. Este mismo expresó su agradecimiento por la visita y sus frutos: “Que esta visita sea una oportunidad para renovar nuestro compromiso serio, fuerte y decidido por construir la civilización del amor en nuestro país, que tanto nos hace falta”. El Rector Mayor, en su segunda ocasión en la que visitaba Venezuela desde su nombramiento en 2014, les manifestó que “deseo estar con mis hermanos para acompañarlos, estar con ellos, y manifestarles que siempre pienso y rezo por toda la Familia Salesiana de Venezuela y, de manera especial, por los jóvenes”. Después ofreció las ‘Buenas noches’ a la comunidad salesiana.

El viernes 7 de febrero, don Ángel tuvo un encuentro con las comisiones Inspectoriales en Caracas, donde conoció directamente la situación de la presencia evangelizadora de los Salesianos en Venezuela. A estas comisiones, el Rector Mayor les dijo que “trabajar el tejido social es construir un país. Este es el camino. Me admiro que, a pesar de las dificultades que viven, sigan con ánimo y entusiasmo; esto tiene un valor excepcional. No solo están resistiendo, también están dando respuesta”. Añadió que “Don Bosco vivió en su tiempo grandes desafíos y, guiado por la intervención maternal de María Auxiliadora, supo dar respuestas creativas” y animó a permanecer fieles a los jóvenes y a Don Bosco en estos tiempos difíciles, “si pierden a uno de los dos, están arruinados”.

Después se trasladó a Los Teques, población cercana a Caracas, en la que tuvo un encuentro con los salesianos jóvenes en formación. Fueron un total de 44 jóvenes entre aspirantes, prenovicios, posnovicios, tirocinantes y estudiantes de teología. Les insistió en que la formación debe ayudarles a configurar el corazón a Jesús Buen Pastor, con Don Bosco como modelo y guía y les invitó “a ser reconocidos, más que por lo que hacemos, que sea por lo que somos: hombres de Dios”. Posteriormente, el Rector Mayor ofició la misa en la parroquia San Juan Bosco en Los Teques, en donde instó a “testimoniar que somos gente de fe, de Iglesia de puertas abiertas, una familia salesiana dedicada a todos, con todos y por todos”.

El sábado 8 de febrero, el acto central fue la Eucaristía de toma de posesión del nuevo Inspector de los Salesianos de Venezuela, Rafael Montenegro, en el Templo de “Don Bosco” en Altamira, Caracas. Don Ángel Fernández Artime presidió la celebración eucarística, en la que también estuvieron presentes el Inspector saliente, Francisco Méndez; el Obispo emérito del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, Mons. José Ángel Divasson; directores de obras salesianas, salesianos y Familia Salesiana de Venezuela. Durante la homilía, agradeció a Francisco Méndez por el trabajo realizado en estos años y animó a Rafael Montenegro en este nuevo cometido: “Tu ministerio de gobierno como Inspector es servicio. Los hermanos piden que seas un padre y un hermano cercano”.

Otros momentos destacados de este día fueron el encuentro con la Familia Salesiana y el saludo de los obispos. El Rector Mayor pudo tener unas palabras con el Obispo Auxiliar de Caracas, Mons. Tulio Ramírez, en nombre del Cardenal Mons. Baltasar Porras, quien le manifestó que “los Salesianos de Don Bosco están dando un aporte muy valioso entre nosotros. Usted viene a confirmar a sus hermanos en la fe: es un digno gesto de un padre. Los Salesianos se muestran siempre educadores misioneros. Todas sus obras pueden ser reconocidas como hospitales en campaña. Realizan una extraordinaria labor apostólica que se ve bendecida con las nuevas vocaciones”.

El domingo 9 de febrero el X sucesor de Don Bosco se desplazó a la obra salesiana “La Dolorita”, también en Caracas, para celebrar la Santa Misa. Durante la homilía, dijo a los presentes que “hay dos grandes fuerzas en el mundo: el amor y la oración. El amor sana, impulsa, fortalece; y la oración, aunque no se vea, también transforma, guía y protege”. Por la tarde, don Ángel participó en el Encuentro Nacional de Jóvenes.

Al día siguiente, 10 de febrero, la agenda del Rector Mayor también estaba cargada de eventos. Don Ángel pudo encontrarse con unos 500 educadores salesianos y otros tantos jóvenes. En él pudo charlar de temas importantes que afectan a los jóvenes de Venezuela. Habló de la migración de los jóvenes en el mundo, de los países que viven en el dolor por los conflictos bélicos, como es el caso de Siria, o también de la situación actual de Venezuela. “Lo que les pido es que abran las puertas de todas las casas salesianas y sigan creando cultura de vida. Apuesten por la educación de los jóvenes, para enfrentar los sistemas de muerte que quieren imponerse y que causan la espantosa migración de tantos profesionales”. Dirigió unas palabras a los educadores: “Nuestra educación salesiana ofrece valores y está fundamentado en el Evangelio y en el Sistema Educativo Salesiano y tiene en cuenta las dificultades económicas, sociales y políticas. Como educadores, estamos interviniendo en el punto más sensible y valioso de nuestra Venezuela: la educación. Frente a esta situación que vive el país, apostar por la educación es la mejor respuesta que podemos ofrecer a nuestros jóvenes”.

Después del encuentro con educadores y jóvenes, el Rector Mayor se reunión con las Hijas de María Auxiliadora (FMA) y con las Damas Salesianas, grupo de la Familia Salesiana fundado en Venezuela en mayo de 1968.

El último día de visita –11 de febrero– de don Ángel Fernández Artime a Venezuela tuvo reuniones con el nuevo Inspector y su Consejo, y posteriormente con los Directores de las obras salesianas de Venezuela.

Esta visita de animación del Rector Mayor ha supuesto una muestra de cercanía de toda la Congregación Salesiana al pueblo venezolano en tiempos convulsos, además de motivar a seguir respondiendo y trabajando en medio de la gente, en especial de los jóvenes, con estilo salesiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.