Se me empañan las gafas

Seguimos estando en tiempo de pandemia y por lo que se ve no solo no afloja sino que estamos volviendo a las peores cifras de contagios del mes marzo. Quizá ciertas alegrías de las fiestas navideñas nos están pasando factura. Una de las recomendaciones preventivas que se nos imponen por activa y por pasiva es la mascarilla cuya utilidad parece estar por encima de toda duda.

Pero, para los que usamos gafas, tiene un pequeño inconveniente o molestia y es que a poco que caminemos o hablemos, se nos empañan las gafas y vamos por la calle medio a ciegas, no ves a la gente o tropiezas cuando menos te lo esperas, a mí ya me ha pasado un par de veces, o te quitas las gafas y a veces es peor el remedio que la enfermedad.

Te aconsejan distintos soluciones: toallitas, sprays, jabón, colocación de la mascarilla de una determinada forma…, pero nada o casi nada soluciona el problema.

Aplicado esto a otro nivel, psicológico, relacional, religioso, pensaba en la cantidad de cosas, actitudes o pensamientos que empañan nuestro modo ver y que hacen que no veamos la realidad o a los demás de una manera correcta.

Entre las actitudes que empañan nuestras gafas psicológicas o morales está la soberbia, que hace creernos muy superiores a los demás y que no los veamos o los miremos por encima del hombro. Otra es el egoísmo, yo, yo, yo y siempre yo y por encima de todo y de todos yo, mis cosas, mis intereses. Esta actitud también empaña nuestra mirada y dificulta nuestras relaciones.

Sin duda, los clichés, los prejuicios, son otro modo de ver la realidad y a los demás que hacen que no veamos los méritos o cualidades de los demás simplemente porque nos son de los nuestros y solo vemos la imagen deformada que tenemos en nuestra mente por un concepto negativo y parcial.

Curiosamente en el evangelio tenemos una referencia muy interesante con respecto a este tema. Dice Jesús: “¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: Deja que te saque la paja de tu ojo, tu que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.” Vemos con mucha facilidad los defectos y malas acciones de quienes están a nuestro alrededor y eso nos lleva a criticarlos, muchas veces con una gran dureza. Aplicamos una lente de aumento para ver los defectos y fallos de los demás y “hacemos la vista gorda” de los nuestros o buscamos el modo de justificarnos. Es bueno examinar los cristales de las gafas que estamos utilizando para ver a los demás no sea que estén empañados y desfiguren su imagen real.

1 opinión en “Se me empañan las gafas”

  1. Hay muchas formas de «empañarse» la mirada. A veces lo hacemos a propósito, pues preferimos la verdad de diseño que nos conviene, a la verdad sin más. A veces nos ponemos las gafas de no ver. Porque la verdad duele. Pero la verdad nos hará libres. Por eso es tan incómoda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.