Soluciones originales y gran implicación entre los educadores de las Plataformas Sociales Salesianas

Las Plataformas Sociales Salesianas cuentan con 83 recursos residenciales para menores, emancipación, de migrantes, de transición a la vida adulta, protección internacional, de emancipación y centros en los que trabajan con cerca de 700 personas.

El coronavirus está poniendo a todos a prueba. Las Plataformas Sociales Salesianas cuentan con muchas presencias en todo el país, sus educadores y educadoras también han cambiado la forma de trabajar en este tiempo de confinamiento, haciendo un mayor uso de la creatividad y la tenacidad.

“Seguimos manteniendo el trabajo que hacíamos, pero desde casa, adaptándonos a la nueva situación, apostando por el teletrabajo y la comunicación a través de opciones de vídeoconferencia, aunque hemos tenido que posponer todos los encuentros, formaciones y reuniones presenciales hasta que la situación sanitaria lo permita”. Por otro lado, “estamos siendo los interlocutores entre ministerios y entidades y facilitando todos los recursos posibles que nos requieren”, nos cuentan desde la Coordinadora de Plataformas Sociales Salesianas.

Virtual y presencial
En los ámbitos de formación y empleo, infancia, juventud y familia agudizando el ingenio para proponer actividades y retos diarios que mantengan la atención e interés de los jóvenes. En cambio, en el ámbito de la inclusión social sigue existiendo la necesidad de un trabajo presencial en proyectos residenciales con jóvenes solicitantes de protección internacional, en situación de autonomía o menores no acompañados.

En este último caso, siempre siguiendo las normas establecidas por las autoridades sanitarias, acuden a los pisos y han trabajado mucho con los jóvenes para trasladarles la importancia de estar confinados y quedarse en casa: “A través de juegos, retos, dibujos, frases motivadoras y, siempre, acompañados de sus educadores de referencia, virtual o presencialmente, de forma puntual, están respetando, como todos, esta situación tan excepcional”, afirma Marta Raimundo, responsable de comunicación de la Federación Pinardi de Plataformas Sociales de la Comunidad de Madrid.

Pinardi aglutina las Plataformas Sociales Salesianas de la Comunidad de Madrid y Ciudad Real y en el momento en que se decreto el estado de alarma y el confinamiento de la población sus equipos docentes pusieron manos a la obra para ofrecer una alternativa educativa a lo que habitualmente venían haciendo, como la propia federación comunica: “En Pinardi se trabaja con todos los miembros de la familia, bien en distintos proyectos de la entidad o, bien de forma integral. Por este motivo, los primeros días desde nuestras casas se realizó un seguimiento individualizado a todas las familias para seguir ofreciendo nuestro acompañamiento e informar de cómo hacerlo de manera distinta, conocer su situación particular y poder apoyar, como venimos haciendo hasta ahora: apoyo psicológico, educativo y de ocio dirigido”.

Cada una de estas acciones se especializan según el área de trabajo, en lo que se refiere a la formación y el empleo se siguen manteniendo los programas formativos adaptándolos a la situación actual, de forma virtual: “se están dedicando todos los recursos disponibles de la entidad y en colaboración con otras entidades para estar cerca de las personas participantes a través de la orientación, la formación, el seguimiento de cada una de las personas en los diferentes proyectos. En el área de empleo se está trabajando manteniendo activos a los grupos de formación con envío diario de actividades, ofreciendo apoyo y acompañamiento telefónico sociolaboral, gestionando ofertas de empleo de servicios que necesitan refuerzo en estos momentos y aconsejando sobre medidas de higiene laboral”, apunta Oscar Castro de la Fundación Juan Soñador.

Redes Sociales, instrumentos útiles
Todas estas entidades de acción social salesianas han reforzado, en este tiempo, la coordinación de equipos, se han definido actividades de intervención virtualizada con llamadas o videollamadas, con llamadas en grupo para mantener la unión creada entre ellos o con retos diario como la iniciativa #DEANDARPORCASA de Pinardi, retos dirigidos a las familias y a los jóvenes con el objetivo de hacer más divertido este tiempo pleno dentro de casa: “En la red de Instagram de Pinardi se sube a diario todos los videos y fotografías de cada Reto, para no dejar de compartir y mostrar que juntos, sumamos”, concluyen desde la federación.

Con el mismo enfoque están trabajando desde la Fundación Ángel Tomás-FISAT de la Comunidad Valenciana, la Fundación Don Bosco de Andalucía, Extremadura y Canarias, la Fundación Juan Soñador de Castilla y León y Galicia, las Plataformas Sociales de las Hijas de María Auxiliadora y Salesians Sant Jordi. Fuentes de FISAT comunican que “desde que se decretó el Estado de Alarma ha organizado el trabajo conjugando la seguridad y el bienestar de los trabajadores y trabajadoras de la entidad con el servicio y la atención a los destinatarias y destinatarios de los proyectos”.

El tiempo de aislamiento ha agudizado el ingenio de algunos destinatarios y equipos docentes, una de las acciones originales, la Radio Ángel Tomás de los pisos de emancipación de Alicante desde donde cada mañana saludan a todos los “coronavíricos” y para completarlo los pisos de Alicante han creado un blog desde donde diriamente lanzan un reto loco que comparten por las redes. Además de las cartas escritas para animar al personal de los hospitales de Castellón escritas por los participantes del proyecto de Apoyo Educativo Porta Oberta y la Casa Don Bosco de Burriana. “Están también preparando entre todos el RAP del Coronavirus, todavía tendremos que esperar unos días para escucharlo”, añaden desde FISAT.

Recursos Residenciales

Las Plataformas Sociales Salesianas en España cuentan con 83 recursos residenciales entre pisos de menores, de emancipación, de niños y niñas migrantes, de transición a la vida adulta, de protección internacional, pisos de emancipación y centros en los que se trabaja con cerca de 700 personas.

Desde la Fundación Ángel Tomás-FISAT de la Comunidad Valenciana cuentan que se han reorganizado los turnos de los equipos de trabajo: “aumentando las horas por jornada y reduciendo el número de días de presencia para evitar el mayor número de salidas al exterior posible (..) es importante destacar la gran actitud que desde los proyectos residenciales están teniendo los niños, niñas y jóvenes, y que transmiten los equipos de educadores. Continúan con sus rutinas diarias y están tranquilos”.

La semana pasada Fundación Don Bosco de Andalucía, Extremadura y Canarias rendía un sencillo y merecido homenaje a sus trabajadores, uniéndose al aplauso de las ocho de la tarde “porque todos ellos están demostrando un gran sentido de la responsabilidad, arriesgando incluso su salud para que los jóvenes desfavorecidos estén dignamente atendidos procurando que el confinamiento sea más llevadero, garantizando su bienestar, provisión de suministros de alimentación, higiene, protección, formación y acompañamiento”. Los trabajadores y voluntarios de estos pisos son modelos para los estos jóvenes, quizá los únicos en su sociedad de acogida, ellos los necesitan para fortalecer su identidad, sus relaciones e integración en la sociedad”.

Es el denominador común de todas las Plataformas Sociales Salesianas: “se está haciendo un inmenso esfuerzo por atender adecuadamente a las niñas, niños y jóvenes de los recursos residenciales por parte de los equipos educativos de los mismos”, afirma Oscar Castro desde la Fundación Juan Soñador de Castilla y León y lo completa Paco Estellés, director general de Salesians San Jordi: «Nuestros centros están cerrados, exceptuando los tres recursos residenciales de Lleida. Por otro lado, el resto de compañeros están teletrabajando y también seguimos atendiendo las necesidades que surgen y nos proponen desde servicios sociales de la administración pública como el reparto de comidas, reparto de tarjetas monedero para alimentación o la atención a familias. Incluso algunas de nuestras educadoras están trabajando en el recurso de acogida a personas sin hogar de Girona e igualmente, desde la Plataforma de Educación Social de Martí Codolar (Barcelona) se está aportando el granito de arena con la impresión en 3D de viseras protectoras para poder abastecer las necesidades actuales para ayudar al personal sanitario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.