Andrés Jiménez

Me siento en los escalones, sin entrar.             Son las cinco de la mañana. Todavía está oscuro. Se oyen ruidos extraños, ruidos que durante el día no se oyen. Bummmm. Así, como briznas de cosas que se hubieran quedado rezagadas, y ahora se dieran prisa por alcanzar el mundo para llegar puntuales al alba, al…

Le ordenaron atravesar la cuneta. Él les pedía sin hablar que no hiciesen nada. Avanzó por entre los rastrojos del kilómetro 52 de la carretera de Madrid en Guadalajara. Volvió hacia sus verdugos la mirada pálida y entristecida, como si hubiese envejecido en segundos. – Ajá, ¿no me conoces? – No, no recuerdo –respondía don…