Bartolomé Garelli

¿Sabes silbar? Fiu-fiu… Fiu-fiu-fiu. Fiuuu. Soy un humilde silbido. Vivo acurrucado en el interior de mi dueño. Estoy siempre dispuesto a brotar por entre sus labios fruncidos. Aunque mi cuerpo es tan sólo un leve soplo, mi melodía deja flotando sonrisas en el aire. Pertenezco a un joven albañil huérfano. Amamantado en la soledad. Crecido…

José J. Gómez PalaciosCategorías Blogs, Las cosas de Don BoscoPublicado el 1Etiquetas , , , , , ,