comunicadores

Me duelen todos los huesos. Todos. Da igual, amigo Javier. Enderezo la espalda, echo hacia atrás los hombros. Ahora ordenaré mis pensamientos de nuevo y pondré en orden alfabético mis miedos, pienso. Hoy quiero una pincelada sobre los comedores de honra. Es que son muchos, es que son tantos. ¡Al abordaje! Pero entonces mi mente…