conciliación familiar

6:45 de la mañana. Me levanto y me dirijo con toda mi dulzura a la habitación de mi diecisieteañera hija Claudia: – “Buenos días, princesa, hora de levantarse”. Le doy un beso. – ”¡Hum, déjame, mamá! ¡Qué pesada!”-me espeta Claudia, mientras se aparta y se esconde bajo las sábanas. Vale, puedo metabolizarlo. Reconozco que mi…

Azucena Martínez Ruiz - Salesianos SantanderCategorías Aprendiendo a vivir, BlogsPublicado el Etiquetas , ,