La silla

Un nuevo sentido Era yo una silla de anea vieja y algo desvencijada. Una pátina de mugre había sustituido al elegante barniz de mi mocedad. Formaba parte del mobiliario de un tugurio que albergaba a cuatro hombres depravados. Mis dueños eran ladrones y tahúres mal encarados. Cada noche, bajo la luz mortecina de un quinqué,…

José J. Gómez PalaciosCategorías Blogs, Las cosas de Don BoscoPublicado el Etiquetas , , , , ,