Madrás

Él inventaba preguntas.             Él inventaba respuestas, docenas de respuestas a sus preguntas, con esa voz suave, que venía siempre cargada de historias y sus palabras se alargaban India arriba India abajo, Filipinas arriba Filipinas abajo, Bilbao arriba Bilbao abajo, como si temiera dejar de hablar, porque pensara que si dejaba de hacerlo, nosotros perderíamos…